La región centro y oriente en la segunda vuelta presidencial

Por: Camilo Díaz Suárez, Investigador nacional

Línea de Investigación en Democracia y Gobernabilidad


La victoria de Gustavo Petro en la segunda vuelta presidencial se dio en un marcado mapa político en el que los departamentos del centro del país se decantaron por Rodolfo Hernández. Sin embargo, Petro logró conseguir votaciones relevantes en algunos de ellos para sumar a la votación total que lo eligió presidente de Colombia.


En los departamentos de Boyacá, Cundinamarca, Tolima y Huila la diferencia entre Hernández y Petro no fue mucha, a diferencia de Santander y Norte de Santander, donde la diferencia fue marcada. Estas son las razones que explican el comportamiento electoral en la región centro del país.


Región centro: Boyacá y Cundinamarca


En Boyacá y Cundinamarca la victoria de Rodolfo Hernández en primera y segunda vuelta fue notoria. En primera vuelta, en Boyacá, dicho candidato logró 322.940 votos, mientras que en segunda consiguió 378.899 votos. Por su parte, en Cundinamarca, en primera sacó 618.463 votos y 756.454 en segunda.


Si bien fue una votación importante, el aumento de Rodolfo Hernández no fue tan alto entre las dos vueltas. En Boyacá contó, principalmente, con el apoyo e impulso de Carlos Amaya, que se adhirió después de la primera vuelta a la campaña de Hernández, aunque pareciera que desde antes se movilizó en favor de este. Pese a ello, solo en 5 municipios del departamento tuvo un crecimiento electoral superior al 20%, mientras que en 12 municipios presentó decrecimiento electoral.



En Cundinamarca, en la parte occidental del departamento, Hernández obtuvo un crecimiento significativo, mientras que hacia el oriente del departamento, tuvo un crecimiento discreto, teniendo incluso menor votación en segunda vuelta en algunos municipios. Sin embargo, este crecimiento lo consiguió movilizando principalmente el voto de opinión, ya que, a diferencia de Boyacá, no tenía el apoyo de estructuras en este departamento.


En cuanto a Gustavo Petro, en Cundinamarca tuvo un crecimiento electoral importante en segunda vuelta, principalmente en los municipios de la sabana de Bogotá y, a diferencia de Hernández, en ningún municipio decreció electoralmente. Esto llevó a que pasara de 473.060 votos en primera vuelta a 624.965 votos, una diferencia de poco más de 131 mil votos menos que Hernández. Esa misma tendencia se vio en Boyacá, donde hacia el norte del departamento creció en votos en varios municipios. En primera sacó 195.184 votos y en segunda 264.270, también teniendo una diferencia con Hernández de cerca de 132 mil votos.



Si bien Gustavo Petro no fue el candidato más votado en ambos departamentos, la irrupción del Pacto Histórico en las legislativas ya mostró que eran departamentos en los que se podía rescatar alguna votación. En Boyacá, en 2018, la lista de la Decencia obtuvo una curul en la Cámara de Representantes que el Pacto Histórico logró mantener y consolidar, mientras que en Cundinamarca consiguió por primera vez dos curules, que afectaron principalmente al Centro Democrático, que no obtuvo representación en este departamento para 2022.




Región centro-occidente: Tolima y Huila


En los departamentos de Tolima y Huila, a diferencia de la región centro, la preferencia por Rodolfo Hernández fue más notoria, siguiendo la tendencia de votación más conservadora o tradicionalista de las elecciones legislativas y la primera vuelta presidencial. Siendo más marcado en Tolima, Hernández pasó de sacar en primera vuelta 243.486 votos a 388.649 en segunda. Por su parte, en Huila tuvo un crecimiento más moderado al pasar de 225.136 votos a 305.799.



En el Tolima el endose de votos de primera vuelta de Federico Gutiérrez a Hernández fue casi exacto, ya que Gutiérrez sacó 145.282, de los cuales Hernández sumó 145.163 votos en segunda. Esto se debe en gran parte a que el clan del Barretismo, la principal fuerza electoral en este momento en el departamento, dio la orden de movilizar votos en favor de Gutiérrez en primera vuelta, e hizo lo mismo en segunda para Hernández. Como sostuvo la prensa local, desde las alcaldías afines al clan se movilizaron los votos hacia Rodolfo, como fuera “el caso de municipios como Anzoátegui, Casabianca, Fresno, Herveo, Palocabildo, Valle de San Juan, Santa Isabel, Villahermosa”.


Caso contrario se dio en Huila, donde el clan de los González Villa no se movilizó en favor de ningún candidato ni en primera ni en segunda, pese a ser ellos la principal fuerza política del departamento bajo la figura de Cambio Radical. Siguiendo la tendencia nacional, en el departamento, Hernández solo capturó el 91% de los votos de Federico Gutiérrez de la primera vuelta: 80.663.


En lo concerniente a Gustavo Petro, pese a que el Pacto Histórico no dejó entrever en las legislativas una fuerza electoral relevante en Huila y Tolima, el Partido Liberal sí, que fue su principal aliado para movilizar votos. En Tolima sacó en primera 191.223 y en segunda 251.710; mientras que en Huila pasó de 162.816 a 216.533.



Aunque se enfrentó en Tolima a la principal fuerza política del Barretismo, Petro tuvo el apoyo del clan del Jaramillismo. En cabeza del exsenador Mauricio Jaramillo y del exalcalde de Ibagué Guillermo Jaramillo, el Partido Liberal en el departamento apoyó a Gustavo Petro desde primera vuelta. Algo similar sucedió en el Huila, donde el Partido Liberal tomó la decisión de apoyar a Gustavo Petro desde primera vuelta, con varios dirigentes liberales que se sumaron a su campaña.


Esos resultados siguieron la tendencia de las elecciones legislativas, en las que en Tolima la victoria del Barretismo fue abismal, al conseguir dos senadores (los primos Barreto) y poner tres representantes a la Cámara por el Partido Conservador. Aunque el Pacto Histórico consiguió meter una curul en Cámara de Representantes, el electorado liberal que también le dio una curul a este partido contribuyó a la votación obtenida por Gustavo Petro. Ese fue el mismo escenario en Huila, donde el Pacto Histórico no tenía representación en el Congreso, pero sí el Partido Liberal, cuyo apoyo contribuyó a conseguirle votos.



Región centro-oriente: los Santanderes


La región de los Santanderes fue un fortín electoral de Rodolfo Hernández, siendo una de las regiones en las que mayor votación sacó y en la que obtuvo diferencias importantes con respecto a Gustavo Petro. Hernández en Norte de Santander sacó en primera vuelta 368.066 votos y en segunda 557.406; mientras que en Santander pasó de 784.054 votos a 871.291.



El apabullante triunfo de Hernández en los Santanderes se debe principalmente al voto de opinión, ya que en ambos departamentos Rodolfo ha sido uno de los principales personajes que ha cuestionado a los clanes políticos y partidos tradicionales en esos territorios. Ha cuestionado y se ha enfrentado al clan Villamizar, de Norte de Santander, y al clan Aguilar, de Santander. Su éxito recae precisamente en eso, al haberse presentado como una alternativa al dominio de esos clanes.


Pero Hernández no fue ajeno de tener el apoyo de barones electorales en el departamento de Santander, como el de Edgar “el Pote” Gómez y Bernabé Celis, que se movilizaron para conseguirle votos en los Santanderes, su enclave electoral.


Por su parte, Gustavo Petro consiguió recoger una votación relevante para el total de su votación, pese a las abismales diferencias con Hernández. En Norte de Santander pasó de 107.826 votos en primera a 149.413 en segunda, mientras que en Santander pasó de 244.837 a 310.240.



En Santander, la mayor votación fue en el distrito petrolero de Barrancabermeja, donde la Unión Patriótica tiene una fuerza electoral importante. Petro ganó ahí pese a que una de las acciones que promete tomar como presidente es acabar con la industria extractiva del petróleo. De igual forma tuvo una votación importante en Puerto Wilches, donde la comunidad se opuso a los pilotos de fracking que se harán en el municipio. En cuanto a Norte de Santander, Gustavo Petro tuvo una votación muy importante en algunos de los municipios más afectados por la violencia como Tibú, El Tarra, Teorama y Convención.


Ya este resultado se preveía con las elecciones legislativas, luego de que en Santander la principal fuerza política disruptiva fuera la lista a Cámara de Representantes de la Liga de Gobernantes Anticorrupción de Rodolfo Hernández, que sacó 172.306 votos. Aunque el Pacto Histórico sacó una curul, los partidos tradicionales se quedaron con las demás. Ese fue el escenario en Norte de Santander, donde los partidos tradicionales mantuvieron sus curules, mostrando la tendencia conservadora del departamento.



Así, Gustavo Petro consiguió rescatar votaciones importantes en departamentos clave para Rodolfo Hernández, lo que contribuyó a su victoria en la segunda vuelta.