La primera reconciliación es política