La personería jurídica del Nuevo Liberalismo

Por: Camilo Díaz Suárez

Investigador Nacional – Línea de Democracia y Gobernabilidad


El 28 de octubre, tras acatar el fallo de la Corte Constitucional, la sala plena del Consejo Nacional Electoral le reconoció la personería jurídica al partido Nuevo Liberalismo, la cual mantendrán hasta las elecciones de Congreso de la República del próximo 2026. Asimismo, se inscribió transitoriamente, en el Registro Único de Partidos y Movimientos Políticos, a Fernando Galindo González como director nacional del partido, y a Andrés Ignacio Talero Gutiérrez como su representante legal.


La historia del Nuevo Liberalismo


En 1979, el Nuevo Liberalismo nació como una fuerza política desprendida del Partido Liberal Colombiano, siendo fundado y liderado por Luis Carlos Galán, un abogado y reconocido dirigente político liberal en Santander. Siendo secretario de la delegación de Colombia a la Segunda Conferencia Mundial de Comercio y Desarrollo (UNCTAD), en Nueva Delhi, ministro de Educación, embajador en Italia y representante de Colombia ante la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en las elecciones de mitaca de 1976, Galán ingresó a la política, siendo concejal del municipio de Oiba, Santander.


Tras fundar el movimiento del Nuevo Liberalismo, fue proclamado como candidato presidencial en 1981, 1986 y 1989. Para las elecciones de 1990, siendo uno de los candidatos con mayor fuerza y con un discurso en contra de las mafias y carteles del país, fue asesinado por el Cartel de Medellín el 18 de agosto de 1989.


La batalla judicial


Por estos hechos, Juan Manuel y Carlos Fernando Galán (hijos de Luis Carlos Galán) pidieron al Consejo Nacional Electoral (CNE) la personería jurídica del partido, aduciendo que el movimiento desapareció por causa directa de la violencia. Con pruebas de sentencias de la Corte Suprema de Justicia, sostuvieron que más de 50 integrantes de la colectividad habían sido asesinados de forma sistemática en una campaña de exterminio.


Con ese argumento, buscaron que se les reconociera la personería jurídica de una forma similar a lo que sucedió con la Unión Patriótica (UP), partido al cual se le restituyó su personería porque sus integrantes fueron víctimas de un exterminio en el que cerca de 5.000 personas perdieron la vida a manos de grupos paramilitares. Sin embargo, en 2019, la Sala Plena del CNE había negado la personería jurídica del Nuevo Liberalismo por considerar que las circunstancias que presentaron no se comparaban con el exterminio de la UP.


Por ello, Fernando Galindo, Cecilia Fajardo, Rafael Amador, Andrés Talero, Gloria Pachón de Galán y José Corredor demandaron la decisión del CNE por vía de nulidad y restablecimiento de derecho ante el Consejo de Estado. Sin embargo, el fallo de este tribunal negó también la personería jurídica del Nuevo Liberalismo.


El Consejo de Estado reconoció los hechos de violencia que sufrieron los integrantes del movimiento político, pero señaló que con la reincorporación de Luis Carlos Galán al Partido Liberal, para las elecciones de 1990, se canceló la personería jurídica del Nuevo Liberalismo. Por otro lado, también concluyó que la reactivación de su personería jurídica, siguiendo el Acuerdo de Paz, no era posible por la ausencia de un desarrollo normativo.


En el fallo, también se había aludido que no existía un trato discriminatorio hacia la UP, porque la Sección Quinta, el 4 de julio de 2013, dejó de utilizar el umbral para que esta conservara la personería jurídica, debido a que la violencia fue un determinante para que no lo alcanzara. Por su parte, el Nuevo Liberalismo se habría despojado de su personería al iniciar un proyecto político nuevo con el Partido Liberal.


En respuesta a este fallo, quienes demandaron la decisión del CNE ante el Consejo de Estado instauraron una acción de tutela frente a la Corte Constitucional. De esta forma, en el presente año, la Sala Plena de la Corte consideró que se le había violado el derecho para fundar o constituir partidos al Nuevo Liberalismo a causa directa de la violencia sufrida por varios integrantes del movimiento, entre los que se encuentra el hecho del magnicidio de Luis Carlos Galán.


Se consideró que el Nuevo Liberalismo, como alternativa al interior del Partido Liberal, no pudo continuar con sus aspiraciones políticas por diversos hechos de violencia investigados y juzgados. Con el magnicidio de Luis Carlos Galán, los integrantes del movimiento que se habían reincorporado al Partido Liberal, debido a la violación sistemática de sus derechos políticos no pudieron separarse del partido para aspirar al Congreso y alcanzar el umbral establecido. De esa forma, no tuvieron más opción que mantenerse dentro del Partido Liberal.


Así, con una votación de ocho contra cero a favor de la ponencia de Jorge Enrique Ibáñez, en la sentencia SU-257 de 2021 se le dieron 10 días, desde su emisión, al CNE para que le entregara la personería jurídica al Nuevo Liberalismo. Con el fallo definitivo, emitido el 22 de octubre de 2021, el CNE finalmente acató la decisión y le otorgó la personería a esta colectividad.



¿Qué se viene para el 2022?


Juan Manuel Galán es una de las caras más visibles del Nuevo Liberalismo: fue senador de la República entre el 2006 y el 2018. Él sería una de las opciones de este partido político de cara a las elecciones del 2022 para aspirar a la Presidencia.


Su contrincante para conseguir el apoyo del partido sería Rodrigo Lara Restrepo, quien ha sido senador y representante a la Cámara. En cuanto se supo que el CNE le otorgó la personería jurídica al Nuevo Liberalismo, anunció su ingreso al partido y su intención de ser candidato a la Presidencia.

En cuanto a su participación en la Coalición de la Esperanza, todavía no se ha definido la participación del Nuevo Liberalismo en esta. Si bien Juan Manuel Galán ha apoyado su conformación, en este momento, el partido definirá si hacen parte de la coalición tanto para hacer parte de la consulta presidencial como para determinar si llevarán listas propias al Congreso o si se integrarán a las de la coalición.


De momento, suenan los nombres de Angélica Martínez, Juan David Castellanos y Bernardo Ordóñez para el Senado. Mientras que Andrea Moncayo, Miguel Silva y Germán Ricaurte serían las cartas para aspirar a la Cámara de Representantes por Bogotá.