“La Minga ha sido nuestra lucha contra el abandono»