La (in)utilidad de las encuestas