La docena de huevos y las realidades paralelas de Macondo

Por: Attila Lenti


En la entrevista que Vicky Dávila le hizo al exministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, la primera confesó que no sabía cuánto valía una libra de arroz o una docena de huevos, mientras que el segundo estimó que la docena podía valer unos 1.800 pesos. La afirmación generó tanto indignación como burla en las redes, y eso que no es la primera vez que se evidencia la distancia abismal que hay entre nuestra clase dirigente y el país real.


De todos modos, yo no entiendo del todo la indignación. ¿Por qué el exministro debería saber el precio de los huevos si “la muchacha” del servicio le hace todas las compras? En Colombia el rico no tiene por qué mezclarse ni con la masa de súbditos pobres ni con su miserable cotidianidad. Hay todo un sistema de obstáculos físicos y simbólicos para que sea casi imposible mudarse de un mundo al otro. Todas las personas lo sabemos.


¡Ah, que es el Ministro de Hacienda! ¿Un dirigente que por profesión debería saber en qué país está parado? Queridos y queridas, es que Carrasquilla se graduó en la Universidad de los Andes en el año 1983, luego hizo doctorado en los Estados Unidos y después volvió a los Andes. De cara a Monserrate y de espaldas al país. En ningún momento tuvo que ir a comprar huevos al barrio Las Cruces. Ni siquiera a Kennedy. Ir a estos lugares le habría costado un viaje interplanetario. Chocó les queda más lejos que Nueva York. Además, estudió economía. Obviamente no toda. Pura escuela neoclásica, con un marco confiable de ideología neo