La Chinita: 26 años después #NuncaMás

Por: Laura Cano, periodista Pares.


Un 23 de enero, hace 26 años, una masacre volvía a enlutar la historia de nuestro país. En el barrio de La Chinita, municipio de Apartadó, Antioquia, 35 personas fueron asesinadas por el Frente 5 de las Farc mientras la comunidad realizaba una verbena popular convocada por Rufina Gutiérrez, quien buscaba reunir fondos para los materiales de estudio de sus hijos.


El contexto de este hecho estaba rodeado por varias situaciones: un terreno perteneciente a Guillermo Gaviria, padre del actual gobernador de Antioquia, Aníbal Gaviria Correa, al cual, en el año 1992, llegaron aproximadamente 5000 personas, entre ellos, trabajadores de fincas bananeras, para asentarse en las 110 hectáreas de la propiedad. A ese espacio se le llamó La Chinita.


Por otra parte, la situación política de la zona presentaba una alta presencia de miembros del movimiento Esperanza, Paz y Libertad, desmovilizados del EPL durante el proceso que se llevó acabo en 1991. Este Movimiento para ese momento tenía una relevante participación en el escenario político del departamento. En ese período los Esperanzados tenían dos importantes candidaturas a la Cámara de Representantes y al Senado con Darío Mejía y Aníbal Palacio, nombrados respectivamente. Esto generó que se desatara una persecución al Movimiento desde algunos sectores, entre ellos, por la exguerrilla Farc.


De las 35 personas que fueron asesinadas en medio de la Masacre de La Chinita, se registraron 2 desmovilizados del EPL, una mujer, tres menores de edad, una persona de la tercera edad y un soldado del Ejército Nacional; las otras 27 personas eran trabajadores de fincas bananeras y habitantes del barrio.