John Abiud, el cuestionado director administrativo de la Cámara de Representantes

Por: Camilo Díaz Suárez, Investigador nacional

Línea de Democracia y Gobernabilidad


Dentro de los acuerdos realizados para la conformación de la mesa directiva y los integrantes de las áreas administrativas y técnicas de la Cámara de Representantes, los partidos con representación en esta corporación eligieron al exalcalde de Girón, John Abiud, como director administrativo.


Como cuota del Partido de la U, su nombramiento vuelve a causar polémica por los cuestionamientos que lo acompañan y sus nexos con políticos tradicionales de Santander con procesos penales por corrupción, pese a que ya había sido el director administrativo en el periodo 2020-2022. Esto es de especial relevancia teniendo en cuenta el presupuesto que maneja la Dirección Administrativa de la Cámara de Representantes.


¿Cómo se escoge el director administrativo y cuáles son sus funciones?


De acuerdo con el artículo 1 de la Ley 1318 de 2009, que adiciona dos parágrafos al artículo 382 de la Ley 5ª de 1992, se establece que el director administrativo de la Cámara de Representantes es elegido en plenaria de la corporación para un periodo de dos años, a partir del 20 de julio. El único requisito para postularse es acreditar un título profesional y tener mínimo 5 años de experiencia administrativa de nivel directivo e idoneidad en el manejo de las áreas administrativas, financiera y de sistemas.


De una lista de 18 aspirantes, un acuerdo entre los compromisarios de los partidos llevó a que el aspirante del Partido de la U fuera John Abiud, pese a que había sonado que fuera Eduardo José Tous de la Ossa. Así, con el apoyo unánime de dicho partido y los acuerdos logrados, Abiud consiguió 181 votos, de 183 posibles, en plenaria de la Cámara. Con esto, llega a ser, de nuevo, el director administrativo, cuyas funciones son:


- Manejar el orden administrativo, es decir, administrar los recursos humanos, financieros, materiales y técnicos que requiera la Cámara de Representantes para su funcionamiento.

- Gestionar los contratos que demande el buen funcionamiento de la Cámara, teniendo la competencia para dirigir licitaciones y celebrar contratos.


- Ordenar el gasto y ejercer la representación legal de la Cámara de Representantes en materia administrativa y contratación estatal.


- Además, el artículo 388 de la Ley 5ª de 1992 estableció que los integrantes de las Unidades de Trabajo Legislativo (UTL) de cada congresista deben ser postulados por estos ante el director administrativo para su libre nombramiento y remoción, o vinculación por contrato.

Así, aparte de las funciones administrativas de gran importancia mencionadas, la relevancia de la Dirección Administrativa reposa en los 400 mil millones de pesos que maneja anualmente como presupuesto destinado para el pago de nóminas de los congresistas, cargos administrativos, tiquetes aéreos, etc.


John Abiud Ramírez, el repartidor de mermelada


John Abiud Ramírez Barrientos es economista de la Universidad Santo Tomás. Entre 2008 y 2010 fue asesor financiero de la Alcaldía de Girón y secretario de Educación encargado del mismo municipio entre octubre de 2009 y octubre de 2010.


La participación de Abiud Ramírez en la Alcaldía de Girón se dio luego de apoyar en campaña a Luis Alberto “El loco” Quintero González, un político de la clase política tradicional del municipio y con lazos con los clanes políticos más relevantes de Santander, como el clan Tavera o el clan Aguilar.


Quintero González ha sido el padrino político de Abiud Ramírez, en una relación de mutuo beneficio. Cabe mencionar que “El loco” Quintero fue señalado por Iván Roberto Duque, alias Ernesto Báez de la Serna, ideólogo del Bloque Central Bolívar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), de recibir apoyo político de este grupo y de tener una relación fuerte con las autodefensas, aunque por estas declaraciones no se conoce algún proceso o condena. Pese a ello, la Procuraduría lo destituyó e inhabilitó por 10 años por irregularidades en la constitución de una sociedad de economía mixta del orden municipal en un negocio que beneficiaba a los Tavera.


Con Quintero González como padrino político, Abuid Ramírez llegó a la burocracia de la gobernación de Santander durante el mandato de Richard Aguilar (2012-2015), donde fue nombrado secretario de desarrollo. Ahí logró un nuevo padrinazgo que lo llevaría a lanzarse a la Alcaldía de Girón en las elecciones de 2015, con el apoyo del exgobernador Richard Aguilar. Ya había aspirado a la alcaldía del municipio en 2011 para ser el sucesor de “El loco” Quintero, pero los 12.922 votos que obtuvo no le alcanzaron. Así, en 2015, se volvió a lanzar, consiguiendo 39.850 votos avalado por la coalición ‘Somos Girón’, integrada por el Partido de la U, el Conservador, el Liberal, la Alianza Verde, AICO y MAIS.


Su llegada a la Alcaldía la acompañó de un reparto de cuotas burocráticas a la clase política tradicional del departamento. Como su padrino político, el más beneficiado fue Luis Alberto Quintero, quien se habría quedado con tres secretarías. Otros de los beneficiados fueron Mario Camacho Prada, exgobernador de Santander, condenado en 2008 a 7 años y 6 meses de prisión por los delitos de peculado por aplicación oficial diferente, celebración indebida de contratos y prevaricato por acción; Bernabé Celis, el excongresista santandereano caracterizado por el manejo de sus redes clientelares y capturado en 2018 por violencia intrafamiliar; y Miguel Ángel Pinto, del clan Tavera.


Además de ese reparto burocrático, habría ampliado el gasto público, creando 7 secretarías nuevas, aumentando el total de las que había en el municipio a 23, como la Secretaría del Adulto Mayor, la Secretaría para la Atención de la Población con Discapacidad, la de Interior y Seguridad, la de Gestión de Riesgo, entre otras. Eso implicó un aumento del gasto operativo de la administración municipal, lo que llevó, de acuerdo con prensa local, a que nada más entre 2016 y 2017 hubiera un aumento presupuestal del 222,97%, pasando de $148.000 millones en 2016 a $330.000 millones. Ese aumento lo acompañan denuncias de presuntos gastos injustificados como viajes al exterior del exalcalde de Girón, varios contratos de prestación de servicios sin justificación y el incurrir en una deuda con Bancolombia por $70 mil millones.


De acuerdo con La Silla Vacía durante su mandato habría creado 89 cargos y pasó de tener 8 a 20 despachos, aumentó la planta de la Alcaldía de 593 contratistas a 805, superando en ese momento, incluso, a Bucaramanga, capital del departamento; y le pidió a Bancolombia Banco de Occidente, Banco Agrario e Idesan créditos por 10 años que superaron los $72 mil millones.


Con todo ese incremento del gasto, John Abiud Ramírez convirtió la Alcaldía de Girón en un fortín burocrático que beneficiaba a los clanes políticos y a los barones electorales de Santander, otorgándoles puestos y contratos. Esos nexos lo beneficiaron personalmente y a su familia, llevando incluso a su hermana, Edith Ramírez, a integrar la UTL del cuestionado político Fredy Anaya y, posteriormente, de su esposa, Nubia López.


Los cuestionamientos del director administrativo


Pese a ello, John Abiud no cuenta con antecedentes disciplinarios, fiscales o penales, según los sistemas de información públicos. No obstante, tiene abiertas, al menos, 7 investigaciones disciplinarias y 1 archivada. Una de ellas, y la que más revuelo causó, es por las presuntas irregularidades con respecto a la celebración de los 15 años de su hija, que habría costado cerca de $400 millones y habría utilizado recursos de la Alcaldía para pagarla, mientras que otra notable es por presuntas irregularidades en la aprobación del estatuto tributario del municipio.

Fuente: Procuraduría General de la Nación


Aparte de dichas investigaciones, como denunció Noticias 1, al exalcalde John Abiud Ramírez lo acompaña el elefante blanco de una clínica en Girón, firmada por 19.500 millones y que comenzó a construirse en 2017, pero que para 2021 solo llevaba avanzado un 21% de la construcción. Ante esto, la Contraloría Municipal de Girón determinó “10 hallazgos por posible desbalance financiero de más de $2 mil millones, múltiples deficiencias en la supervisión de la obra y falencias por falta de fuentes de financiamiento”.


Pese a ello, llegó en el 20 de julio de 2020 a la Dirección Administrativa de la Cámara de Representantes, donde no dejó de hacerse sentir. Durante su estancia como director administrativo entre 2020 y 2022 firmó un cuantioso contrato con la Empresa de Recursos Tecnológicos (ETS) del Valle del Cauca, fortín burocrático del exgobernador Ubeimar Delgado, aliado político de Dilian Francisca Toro, quien impulsó la candidatura de John Abiud. El objeto del contrato era “Implementar una solución tecnológica integral que contenga herramientas modernas e innovadoras de hardware, software y servicios conexos en la Cámara de Representantes” por un valor de $50.298.348.846. Fue firmado con la ETS, pese a que la Procuraduría había alertado que esta empresa tenía un “resultado fiscal negativo de $5.300.875.236 producto de adquirir obligaciones sin tener recursos en tesorería para su apalancamiento, además, refleja pasivos por $74.864.998.311, escenario que demuestra la problemática de liquidez que afronta la entidad”.


Sumado a ello, se le han cuestionado actuaciones como director administrativo. Pese a estos cuestionamientos e irregularidades que lo rodean, John Abiud Ramírez Barrientos fue elegido de nuevo como director administrativo de la Cámara de Representantes como ficha del Partido de la U.