• Redacción Pares

JEP tomaría medidas cautelares en el caso de la Comuna 13

Por: Redacción Pares


Este jueves, la Jurisdicción Especial para la Paz – JEP, dictaría medidas cautelares sobre zonas de la Comuna 13 de Medellín con el fin de proteger los restos de los desaparecidos y conservar las evidencias que permitan realizar la correspondiente investigación. realizó una inspección de La Escombrera y La Arenera, como también en la Universidad de Antioquia y del Cementerio Universal con el objeto de levantar registros fotográficos y/o fílmicos de los lugares, fosas, osarios, bóvedas, etc., donde se presume se encuentran cuerpos de personas víctimas de desaparición forzada, o cuerpos humanos no identificados.


Desde el pasado 19 de julio, las familias de quienes perdieron a sus seres queridos en octubre de 2002, durante la denominada ‘Operación Orión’, le habían solicitado a la JEP que se cerraran dos zonas donde estarían enterrados sus seres queridos, además que las empresas de construcción dejaran de depositar sus desechos en La Escombrera y La Arenera en la comuna 13.


Para la JEP, en la Comuna 13 operó una estructura paramilitar y ya le había ordenado a la Fiscalía General “remitir toda la información sobre el asentamiento de dicha base en la parte alta de la comuna, de manera específica en la zona colindante a la ‘laguna’, al parecer los predios La Arenera y La Escombrera”.


En ese sentido, la Sección de Primera Instancia para casos de Ausencia de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad de la JEP realizó el pasado 29 de agosto una audiencia pública en la capital antioqueña para recoger información e insumos que permitieran determinar si se dictaban medidas cautelares en la Comuna 13 de esa ciudad, donde habría cuerpos de posibles víctimas de desaparición forzada.​


En el caso particular de la Comuna 13, los peticionarios requirieron el cierre de los lugares conocidos como la Arenera y la Escombrera, a manera de medida cautelar anticipada para reparar a las víctimas y preservar la memoria del conflicto» como «garantía de que la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD) pueda actuar en mejores condiciones en estos lugares» en el futuro, o los sitios de inhumación donde se pudieren hallar cuerpos o restos esqueletizados relacionados con los solicitantes.


«En la JEP hemos entendido que la reparación no es algo que se da al final, sino que es un elemento constante que implica considerar a las víctimas y darles un lugar en todas las etapas del proceso, concertar con ellas todo aquello que les da un tipo de consuelo, pero sobre todo de dignidad ciudadana», afirmó el magistrado relator, Gustavo Salazar, al final de esa audiencia pública.

Otra de las decisiones fue vincular a las empresas El Cóndor S.A. y Bioparques S.A.S., y ordenarles que remitan toda la información sobre la posible existencia de restos o cuerpos esqueletizados de personas dadas por desaparecidas dentro de sus propiedades ubicadas en la Comuna 13.


La Operación Orión, una cicatriz en la Comuna 13


Vale la pena recordar que la mañana del 16 de octubre de 2002 cerca de 2000 uniformados y funcionarios judiciales del Ejército Nacional, el extinto DAS, la Policía, el CTI y las ‘Fuerzas Especiales Antiterroristas’ se tomaron la comuna 13 de la ‘ciudad de la eterna primavera’ con armas, helicópteros y tanquetas.


Según el CNMH, esta intervención militar en el territorio urbano dejó más de 600 víctimas directas entre retenidos, desplazados, heridos, muertos y desaparecidos. Del total, hubo 105 personas desaparecidas forzosamente, 71 personas asesinadas por los paramilitares, 17 homicidios a manos de la fuerza pública y 80 civiles heridos.


Por ese entonces, Álvaro Uribe Vélez estaba recién llegado a la casa de Nariño después de ser nombrado presidente Colombia (2002-2010) con la bandera de seguridad democrática. El alcalde de Medellín era Luis Emilio Pérez Gutiérrez, quien es ahora el Gobernador de Antioquia, y el gobernador del departamento era Eugenio Prieto Soto; quien fue nombrado después del asesinato de Guillermo Gaviria Correa —presuntamente a manos de la antigua guerrilla de las FARC—.


Aquél miércoles 16 de octubre, la toma de la comuna 13 de la ‘capital de la montaña’ fue comandada por el general Mario Montoya, quien lideró la IV Brigada del Ejército, acompañado por Leonardo Gallego Castrillón, general de la Policía Metropolitana de Medellín. La Operación Orión se extendió a lo largo del mes de noviembre y diciembre. Hoy, Montoya comparece ante la JEP.


Durante la operación, la población fue testigo del fuego cruzado y, ante la arremetida de fuerza pública y paramilitares, los habitantes salieron con pañuelos y sábanas blancas como símbolo de paz; pero el fuego como ‘la horrible noche’ no cesó.