Iván Duque y el espejo retrovisor de la ‘Seguridad Democrática’

Por: Redacción Pares

Rosando ya la media noche del lunes 10 de diciembre, el presidente Iván Duque sacudió las Fuerzas Militares con los nombramientos de la nueva cúpula militar, que, como dijo el mandatario “deberán sacar adelante el ‘Plan Bicentenario”. Este hecho, para el analista político León Valencia, “se proyecta como el regreso de la Seguridad Democrática”. Este anuncio viene después de que el jefe natural del Centro Democrático, Álvaro Uribe, reprimiera públicamente al presidente Duque con la frase “necesitamos que Duque enderece, porque si no endereza, nos va muy mal». Con el cambio de cúpula militar, el presidente Duque envía la señal de que está mirado el espejo retrovisor, por lo que ha girado el timón hacia la bandera de la seguridad.

Precisamente, el ‘Plan Bicentenario’ plantea la seguridad como idea de gobernabilidad, desbancando el prematuro paso de la corrupción y de la inequidad. Esta es la nueva movida de ficha del presidente Duque para dar marcha a su discurso en campaña de ‘el que la hace la paga’, y el paso del ‘postconflicto’ al discurso de ‘legalidad’ y ‘estabilización’.

Esta decisión viene a cuatro meses de la posesión de un gobierno que ha chocado con varios sectores sociales en las calles, que mantiene una desfavorabilidad histórica y unos proyectos de ley que no logran pasar en el Congreso.