Hoy es un gran día para La Guajira



Oneida Pinto, la cuestionada ex gobernadora de La Guajira, ha sido destituida de su cargo por la sección quinta del Consejo de Estado. El alto tribunal determinó que se presentó una violación al régimen de inhabilidades e incompatibilidades y, por ende, su elección ha sido anulada.

La situación política que hoy se da en La Guajira es la crónica de una crisis anunciada, reflejada en la grave situación humanitaria que atraviesa el departamento y agudizada por la inestabilidad institucional y política de las últimas décadas.

Dos han sido los bandos que compiten tradicionalmente por el control departamental:

Por un lado, “Nueva Fuerza Guajira”, liderada por el exgobernador Jorge Pérez Bernier, ha logrado tener la gobernación del departamento en cuatro periodos desde la década de los noventa; Pérez fue mandatario en el 95 y repitió en 2007, Álvaro Cuello entre 1997 y 2000, y Hernando Deluque entre el 2000 y 2003 (el padre del actual Representante Alfredo Deluque). El crecimiento del movimiento coincidió con la etapa de mayor expansión y dominio paramilitar en la zona. Vale la pena destacar que los tres exgobernadores han enfrentado investigaciones, tanto Cuello como Deluque fueron inhabilitados por la celebración indebida de contratos. Sumado a lo anterior, el grupo cuenta con el actual presidente de la Cámara de Representantes, Alfredo Deluque. El congresista Deluque ha sido señalado de ser el poder detrás de varias fundaciones que contratan con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf).