Horas críticas en Venezuela tras fallido intento golpista

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares


A pesar de que el autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, señaló en horas de la mañana que “el momento es ahora” —para lo que denominó la recuperación de la democracia— con el paso de las horas, parece disiparse el intento de derrocamiento del presidente de Venezuela Nicolás Maduro Moros.


El hecho lo marcó la liberación de Leopoldo López, mentor de Guaidó, quien desde las cercanías de la base aérea militar La Carlota, señaló que desde las 5 de la mañana, este 30 de abril, empezaba la denominada ‘Operación Libertad’ que había sido anunciada por Guaidó.


Los medios de comunicación en Colombia desde muy temprano en la mañana empezaron a preguntarse si hoy, en el marco de la materialización de la Operación Libertad en Venezuela, se abría la posibilidad de un golpe de Estado. Un cubrimiento maratónico se apoderó de la agenda mediática nacional, en la que se iba relatando lo que sucedía paralelamente entre Maduro y Guaidó.


Por un lado, ante el tono decisivo de Guaidó quien se dirigió a la Fuerzas Militares de la siguiente manera: «Nuestras Fuerzas Armadas, hoy valiente soldados, valientes patriotas, valientes hombres apegados a la constitución, han acudido a nuestro llamado, nos hemos encontrado en las calles de Venezuela», los grandes medios se volcaron editorialmente ante la posibilidad de un golpe de Estado, sin embargo, con el pasar de las horas las manifestaciones fueron perdiendo el impacto en esa avanzada para concretar dicho golpe.


Desde la Plaza de Altamira


A pesar de esa situación, Juan Guaidó hizo un llamado desde la tribuna pública: “Llamamos a las Fuerzas Armadas. Y hoy nos queda claro que las Fuerzas Armadas están con el pueblo de Venezuela y no con el dictador».


Además de esto, Guaidó dijo que hace falta que se sumen los demás militares, mientras internacionalmente esperan el apoyo de la región en esta avanzada. En esta dirección está el embajador en los Estados Unidos, Carlos Vecchio —quien fue designado por Guaidó bajo su autoproclamación como presidente encargado— quien ha desempeñado una labor para solicitar un apoyo de la comunidad internacional en la intención de derrocar a Nicolás Maduro.


Desde el Palacio de Miraflores


La gran expectativa que tenían los medios de comunicación sobre la respuesta por parte del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, horas después del anuncio del despliegue de la ‘Operación Libertad’ en suelo venezolano por parte de la oposición, no se hizo esperar. Maduro publicó en su cuenta de Twitter:


“¡Nervios de Acero! He conversado con los Comandantes de todas las REDI y ZODI del País, quienes me han manifestado su total lealtad al Pueblo, a la Constitución y a la Patria. Llamo a la máxima movilización popular para asegurar la victoria de la Paz. ¡Venceremos!”.


Justamente, frente a la intención de un golpe de Estado, el Secretario General de la PNU ha manifestado su preocupación por lo que ha desencadenado en Venezuela este 30 de abril, pues el mensaje está en busca de que se evite a toda costa la violencia que amenaza al pueblo venezolano.

Incertidumbre por el devenir en la región


Tal como lo había anunciado el 31 de marzo la Fundación Paz & Reconciliación — PARES, la intención de intervención militar y golpe de Estado en Venezuela por parte de Guaidó y Estados Unidos, no se derrumbó con la declinación del Grupo de Lima para apoyar la avanzada bélica en Venezuela, de hecho, se estaba reinventado.


Justamente, hace un mes —el 30 de marzo— Juan Guaidó advirtió que invocaría el artículo 187 de la Constitución de Venezuela, y en el inciso 11 autoriza la petición de fuerzas militares extranjeras para la intervención en el territorio venezolano, en lo que sería una fase una vez desplegada la ‘Operación Libertad’.


Precisamente, aunque el 25 de febrero ya el Grupo de Lima había descartado la posibilidad en una reunión que tuvo lugar en el Palacio San Carlos de Bogotá, el gobierno colombiano reinició su intento de convocar y sumar esfuerzos para poyar una intervención militar en suelo venezolano.


Uno de los abanderados del gobierno es el canciller, Carlos Holmes Trujillo, quien llamó a “todos los países miembros del Grupo de Lima para que hoy continuemos nuestra tarea de apoyo al regreso de la democracia y libertad a Venezuela y definamos de común acuerdo una reunión de emergencia”.

Esta es una jugada que espera concretar el gobierno nacional, a pesar del riesgo que representa esta insistencia, que, no solo representará una tensión para los países de la región, sino también por los riesgos que representa una acción bélica en términos de muertos.


¿Cuál es el lado correcto de la historia?


Detrás de Holmes Trujillo está la orden del presidente colombiano Iván Duque, quien después de conocer la noticia de la liberación de Leopoldo López, se dirigió a las Fuerzas Militares de Venezuela para sugerirles que se ubiquen “del lado correcto de la historia, rechazando dictadura y usurpación de Maduro; uniéndose en búsqueda de libertad, democracia y reconstrucción institucional, en cabeza de la Asamblea Nacional y el presidente Juan Guaidó”.


Hacemos llamado a militares y al pueblo de #Venezuela para que se ubiquen del lado correcto de la historia, rechazando dictadura y usurpación de Maduro; uniéndose en búsqueda de libertad, democracia y reconstrucción institucional, en cabeza de @AsambleaVE y el Presidente @jguaido — Iván Duque (@IvanDuque) April 30, 2019

En este sentido, el gobierno de Duque está dispuesto a colaborar con la «Operación Libertad» convocada por el autoproclamado presidente Juan Guaidó.


De hecho, el papel de Colombia no solo ha servido como mediador para conformar al Grupo de Lima, sino que su papel con Estados Unidos ha sido preponderante en la región.


Casa de Nariño y Casa Blanca


El pasado 30 de marzo, tuvo lugar una reunión que pasó de agache para los medios de comunicación en Colombia. En la ciudad de Cúcuta, estuvieron reunidos miembros del gobierno colombiano, un grupo de congresistas de Estados Unidos y miembros de la Asamblea Nacional de Venezuela. Para ese momento había malestar desde la Casa Blanca por la presunta asistencia militar extranjera de parte de Rusia a Venezuela.


Todo parecía indicar que esa reunión en el paso fronterizo entre Colombia y Venezuela, en Puente Internacional Simón Bolívar no cesaría ahí.


Para el mes de abril, Mike Pompeo, Secretario de Estado de Estados Unidos hizo una gira por el continente, específicamente, en Chile, Paraguay, Perú y Colombia.


Además de que su visita en el continente solo se centrara en países integrantes del Grupo de Lima, llamó especialmente la atención que visitara las ciudades capitales de Chile, Paraguay y Perú, exceptuando a Colombia; donde definió como rumbo la ciudad de Cúcuta, justamente en la frontera con el país venezolano.


Según lo dio a conocer Morgan Ortagus, vocero de Pompeo, estas visitas a los países de la región a mediados del mes de abril tenían como fin último “profundizar las alianzas de Estados Unidos en el hemisferio occidental.


Sin embargo, Pompeo trajo la estela de incertidumbre sobre la posibilidad de reabrir el capítulo de una intervención militar que había dejado abierta Trump para el mes de enero.


Duque, a diferencia de sus homónimos de Perú y Chile, parece no haber descartado la posibilidad de una salida militar en Venezuela, sin embargo, ha decidido pararse en lo que denominó ‘Un Cerco Diplomático’. Sin embargo, ¿qué cambiará con lo ocurrido este 30 de abril en Venezuela?


Donald Trump


Desde Washington, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, señaló que vigila la situación que se adelanta en Venezuela.


Desde su cuenta de Twitter dijo «Sigo muy de cerca la situación en Venezuela. ¡Estados Unidos está con el pueblo de Venezuela y su libertad!».


A partir de este anuncio, caben interrogantes sobre qué papel protagonizará Colombia, que, hasta el día de hoy a sido estratégico para Estados Unidos frente a Venezuela.


Por otra parte, ¿le ‘sonará’ a Trump la intención de Guaidó de hacer efectivo el articulo 187 que hace efectivo la solicitud de tropas extranjeras para lograr una intervención al país bolivariano?