• Sergio Saavedra

ETCR del Putumayo reclama protección en la cuarentena

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares*


Emilio Archila Peñalosa —Consejero Presidencial para la Estabilización y la Consolidación— dio a conocer el trabajo que adelanta la Agencia Nacional de Reincorporación con la entrega de 6490 kts presonales de desinfección y 26 kits colectivos de aseo en desinfección en los 24 Espacios territoriales en donde 2.893 firmantes de paz que se encuentran llevando a cabo su proceso de reincorporación. Según cifras de ARN. Sin embargo, las preocupaciones se mantienen por cuenta de la ausencia de medidas para atender una eventual pandemia al interior de los ETCR.


Justamente, Pares habló con Fernei Velásquez, presidente del Centro Poblado de Paz Heiler Mosquera ubicado en La Carmelita (Putumayo), para conocer cuál es la situación de la población en proceso de reincorporación frente al virus del covid-19 y, además entender las dinámicas de violencia que siguen presentes en la región.


Cabe recordar, que el ETCR Heiler Mosquera, está ubicado en el municipio de Puerto Asís, vereda la Carmelita, en Puerto Guzmán. Puerto Asís, se encuentra ubicado en la cuenca del río Putumayo, y está compuesto por 162 veredas y seis corregimientos. En este territorio se ubican doce cabildos y cinco resguardos indígenas.En el ETCR está la Cooperativa Multiactiva del Pueblo Putumayense (CMPP), la Asociación Liliana Peña y ASOMID dentro del ETCR. La otra Cooperativa -COMUCCON, está ubicada en el municipio de Puerto Guzmán .


Sin una red de salud para una emergencia


En el caso de Putumayo, de acuerdo con los datos abiertos del Gobierno Nacional —a corte de junio de 2019—, ninguno de los Hospitales maneja nivel de complejidad alto. Es decir, que enfermos con alto grado de complejidad en el cuadro de la urgencia tendrían que ser remitidos hasta Pasto, Nariño.


El ETCR Heiler Mosquera, está ubicado en el municipio de Puerto Asís, vereda la Carmelita, en Puerto Guzmán. Puerto Asís, se encuentra ubicado en la cuenca del río Putumayo, y está compuesto por 162 veredas y seis corregimientos. Foto: Pares.

Si bien, según los datos del Ministerio de Salud en el departamento putumayense no se han registrado casos positivos de Covid-19; sí preocupa la capacidad de su red hospitalaria. Nuevamente, yendo a los datos abiertos del gobierno, Putumayo no cuenta con hospitales que puedan tratar alta complejidad.


De hecho, son ocho centros de salud de procedimientos e intervenciones de baja complejidad: Hospital Fronterizo La Dorada (municipio de San Miguel), Hospital de Orito (municipio de Orito), Pio XII (Municipio Colón), María Angelines (Puerto Leguízamo), José María Hernández (Mocoa), San Gabriel Arcangel (Villagarzón), Alcides Jiménez (Puerto Caicedo) y el Sagrado Corazón de Jesús (Valle del Guamuez). Los unicos de mediana complejidad son el Hospital Local (Puerto Asís) y Hospital José María Hernández (Mocoa).


Por ejemplo, el Hospital Infantil Los Ángeles de Pasto debe aclarar la causa de la muerte — el pasado 25 de abril— del niño Éver Alexander Remigio García, hijo de una pareja de firmantes de paz. El bebé de solo tres meses se enfermó en Orito (Putumayo) y junto con su padre tuvo que trasladarse casi siete horas de camino para que lo atendieran en Pasto. Cabe señalar que dentro del acta de defunción del niño aparece la sospecha del Covid-19 como posible causa de muerte.


Incertidumbre en el Héiler Mosquera


De acuerdo con Fernei, nos preocupa el panorama puesto que, por ejemplo, aquí solo hay un puesto de salud —La Carmelita— con una sola enfermera para el corregimiento. Es así que no hay garantías de salud ni al interior del ETCR, ni en el corredor Puerto Vega-Teteyé, ni en el municipio de Puerto Asís, ni en el departamento. Las personas tienen que ser trasladadas hasta Pasto, por ello insiste en que no hay en el departamento condiciones para atender la llegada del Covid-19.


«En este momento dependemos del puesto de salud de Puerto Asís, que tampoco brinda las garantías para atender estos escenarios. Se solicitan acciones de contingencia. Extendemos la solicitud para que haya personal médico en el puesto de salud de La Carmelita. Hemos estado bregando para que nos contraten una enfermera nuestra, que está certificada por la Cruz Roja Internacional. Esa es una solución que vemos para poder contar con la presencia de 24 horas al interior del ETCR.»


Durante este tiempo, entre exguerrilleros y comunidad han tomado medidas que buscan prevenir el contagio del Covid-19, porque por vía municipal y departamental no hemos recibido la ayuda que demanda la situación. Nos preocupa el tema de la presencia de médicos o enfermeras porque no contamos con personal para atender una posible emergencia”.


Por ejemplo, al no contar con la infraestructura necesaria para mitigar presuntos contagios, ni para atender casos de contagio en el ETCR, ni en el corredor Puerto Vega-Teteyé, ni Campo Alegre-La Hormiga los miembros del ETCR han estado trabajando con las organizaciones de estos corredores para articular acciones que les permita prepararse ante la falta de apoyo.


Frente al tema de la ambulancia, Fernei precisa que en La Carmelita hay una ambulancia que está dispuesta al llamado de los corregimientos aledaños, sin embargo, es una gran cantidad de personas que habitan el corredor Puerto Vega-Teteyé y si hay que trasladar gente hasta Pasto, esto será un problema.

Lo que ha llegado


Hace unos cuatro días, casi un mes después de decretada la emergencia sanitaria en Colombia, recibieron kits personasles por parte de la ARN que consta de tapabocas, un tarro de alcohol antibacterial, gel antibacterial y un jabón. Por parte de la alcaldía recibieron cuatro (4) litros de alcohol antibactirial y 400 tapabocas.


Hay que tener en cuenta, que al interior del ETCR hay cinco adultos mayores, cinco mujeres en estado de embarazo y hay cerca de 80 niños y niñas. Estamos recibiendo la asignación mensual, a su vez, estamos recibiendo la alimentación de granos y víveres secos. Alimentación que cubre tanto a adultos como a niños.


Fernei insiste que lo que más les preocupa es la iluminación, ya que cuentan solo con la mitad de las lámparas en servicio, las otras están dañadas. Esto nos preocupa porque hemos notado presencia de personas extrañas alrededor del ETCR, muchas veces tomando fotos y grabando videos. Le propusimos a la Policía y al Ejército un alumbrado externo pero aún no hemos no nos han dado respuesta.


La violencia, epidemia desatendida en el departamento


Ahora bien, la violencia en contra de los y las firmantes de paz no ha cesado en época de Coronavirus. Cabe recordar que un integrante del ETCR Heiler Mosquera, en el departamento de Putumayo, Juan Carlos Castillo o Luis—como era conocido por sus compañeros allá en La Carmelita— fue encontrado asesinado cerca del resguardo Kwisna Cxhab, en inmediaciones a la vereda de Alto Lorenzo. El hecho se confirmó este lunes 30 de marzo, pero el asesinato ocurrió el 28 de marzo.


Juan Carlos, o Luis, como lo llamaban, hacía parte de la Cooperativa del Pueblo Putumayense (CMPP), quienes adelantan iniciativas productivas al interior del espacio. De acuerdo con información de la ARN que trabaja con la población en proceso de reincorporación, en el departamento putumayense, son 121 firmantes de paz que habitan el ETCR Heiler Mosquera. A esta población que trabaja en iniciativas productivas, le preocupa las pocas garantías de seguridad con la que cuentan.


De hecho, según cifras del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, desde el 24 de febrero —fecha en que el riesgo para Colombia de Covid-19 ascendió a moderado— han sido asesinadas nueve (9) personas en proceso de reincorporación, de ellas cuatro (4) desde la expedición del decreto de emergencia sanitaria, el pasado 22 de marzo. Durante el 2020, han sido asesinados 22 exguerrilleros y desde la firma del Acuerdo de Paz (24 de noviembre de 2016) a la fecha han asesinado a 195 firmantes de la paz.


La violencia en contra de los y las firmantes de paz no ha cesado en época de Coronavirus. Cabe recordar que un integrante del ETCR Heiler Mosquera, en el departamento de Putumayo, Juan Carlos Castillo o Luis—como era conocido por sus compañeros allá en La Carmelita— fue encontrado asesinado cerca del resguardo Kwisna Cxhab, en inmediaciones a la vereda de Alto Lorenzo. Foto: Pares.

Por ejemplo, el pasado 20 de marzo fue asesinado el reconocido líder campesino Marco Rivadeneira quien lideraba procesos de sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito en esta región. Asimismo, El 22 de abril en el barrio Villa Rosa, centro urbano de Puerto Asís y junto a la residencia de la lideresa Jani Silva, individuos en una moto realizaron tres disparos. El pasado 26 de marzo se reveló un plan de atentado contra la lideresa


Por otra parte, resulta importante insistir que la población en proceso de reincorporación le han manifestado a Pares, con preocupación, la estigmatización a la que han sido expuestos por discursos del Gobierno Nacional o de la institucionalidad sobre su vinculación a las disidencias o a economías ilegales.


————————————————-

*La presente publicación ha sido elaborada con el apoyo financiero del Fondo Europeo para la Paz. Su contenido es responsabilidad exclusiva del Proyecto Tejidos y no necesariamente refleja los puntos de vista de la Unión Europea