top of page
  • Laura Natali Cano Murillo

Estas son las candidaturas al Senado cuestionadas en Córdoba

Por: Laura Cano

Periodista Pares


Córdoba es uno de los departamentos con más candidaturas cuestionadas, lo que dice mucho de su política, de quienes han estado en el poder y de las maquinarias que hay en esta zona del país. Allí se mueven varios clanes, pues, por ejemplo, tienen presencia el Clan Liberal, Clan Musismo-Ñoñomanía, Clan Musismo, Clan Ñoñomanía, Clan García-Pineda, Clan Jattin y el Clan Chagüí-Lyons. Hoy desde Pares y la línea de Democracia y Gobernabilidad le ponemos la lupa a las candidaturas al Senado cuestionadas de este departamento.


1. Jhon Moisés Besaile Fayad – Partido de la U


Era de esperarse que los candidatos cuestionados pertenecieran a clanes políticos. Ese es el caso de este candidato, quien pertenece al clan del musismo, siendo heredero de la estructura política de sus hermanos: el excongresista Musa Besaile y Edwin Besaile. Justamente, el poder de este clan se ha traducido en la elección de Jhon Moisés al Senado, y a la Cámara de su aliado Raymundo Méndez, ahijado político de Musa Besaile y quien perdió su investidura en 2018 por ausentismo.


Se ha encargado de las empresas de la familia Besaile. Sus hermanos, Musa y Edwin Besaile, están actualmente investigados y cuestionados en el departamento. En 1994 se lanzó a la alcaldía de Sahagún, pero no le alcanzaron los votos. En 1998 volvió a aspirar y resultó electo alcalde. Estuvo detenido por irregularidades hasta que fue destituido por un contrato para la construcción de letrinas en zonas rurales. En 2011 se lanzó como candidato a la alcaldía de Sahagún, con el apoyo de Musa, pero se quemó. Fue secretario del interior y participación ciudadana de la administración de Alejandro Lyons. En el 2018 llegó al senado a heredar la curul de Musa.


John Moisés fue cuestionado por apoyar la candidatura del exsenador Mario Uribe. Por otro lado, fue mencionado en el proceso contra su hermano Musa por el caso del Cartel de La Toga. Según declaraciones a la Corte Suprema de Justicia, cuando Moreno le solicitó dinero a Musa Besaile para frenar un proceso por parapolítica, John fue nombrado por haber acompañado a su hermano a una notaría en Sahagún, para autenticar un documento en el que revelaban detalles de la supuesta “extorsión” de la que eran víctimas. El documento fue entregado como prueba a la Corte Suprema de Justicia.


Hasta 2018 fue cercano a Otto Bula, con quien tenía una reconocida sociedad de abarrotes: Bula y Besaile B&B. Según declaraciones del exparamilitar Luis Eduardo Urán Lara, B&B era el negocio comercial en el que supuestamente hacían mercado los paramilitares. Urán pasó de ser uno de los hombres de confianza del sanguinario alias “Cadena”, a uno de los testigos protegidos de la fiscalía en contra de Musa y John Besaile. No obstante, el testigo fue asesinado por sicarios.


Ahora bien, hay que recordar que Musa Besaile es investigado por el Cartel de La Toga, Odebrecht y el Cartel de la Hemofilia. La JEP aceptó su sometimiento en el caso del Cartel de La Toga. Su otro hermano, Edwin Besaile, fue destituido y está siendo investigado por el cartel de la hemofilia, participó siendo gobernador.

2. Julio Alberto Elías Vidal – Partido de la U


Julio Alberto Elías Vidal está por la misma línea de Besaile Fayad, pues ha heredado el poder del Clan Ñoñomanía, pues es hermano de Bernardo ‘El Ñoño’ Elías, quien perdió su curul por estar implicado en el escándalo de Odebrecht por los delitos de cohecho, tráfico de influencias, concierto para delinquir y lavado de activos. El Ñoño Elias fue reelecto por tres periodos, consolidó una estructura política que, aún después de verse inmerso en líos judiciales, por los que está pagando una condena de 6 años y 8 meses en La Picota por cohecho y tráfico de influencias, aun siguen poniendo congresistas representantes del clan.


3. Marcos Daniel Pineda García


Pineda García es otro heredero del caudal político de su familia, más específicamente de su madre, la senadora conservadora Nora García Burgos, a quien en 2018 la Corte Suprema de Justicia abrió una investigación por parapolítica, debido a presuntos nexos con alias “Julián Bolívar” y “Ernesto Báez” del Bloque Central Bolívar de las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC. No obstante, la alta Corte archivo dicho proceso.


Marcos Daniel, hay que decir, fue impulsado a la Alcaldía de Montería (2008 - 2011) por su madre, incluso salió electo, pero posteriormente fue sancionado por la Procuraduría por irregularidades en proyectos de los acueductos municipales, fallo del que fue absuelto en segunda instancia en 2014. En 2015 se encontró con otro cuestionamiento, pues volvió a quedar en la Alcaldía de Montería y, asimismo, volvió a estar en la lupa, pues fue objeto de una investigación penal por contrato sin cumplimiento de requisitos legales, prevaricato por omisión, interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación y falsedad en documento público. Adicionalmente, también se le abrió otro proceso por celebración indebida en los contratos que tenían como objeto remodelar varias instalaciones deportivas en Montería.


A esto, se le sumó que, en el 2017, Marcos Pineda fue capturado por presuntas irregularidades en el contrato de remodelación del Coliseo Miguel “Happy” Lora, pero la investigación se archivó. La Procuraduría reabrió una investigación contra García Pineda por un convenio entre la Asociación de Ligas Deportivas de Córdoba pero no se conocen novedades del caso.


4. Fabio Amín Saleme – Partido Liberal


Fabio Amín es la cabeza de uno de los clanes de Córdoba: el Clan Liberal, el cual sienta sus bases y su caudal gracias a la ex senadora Arleth Casado y Juan Manuel López Cabrales, quien fue vinculado con grupos paramilitares, situación que lo llevó a renunciar a una curul que tenía en el Congreso como senador, cargo en el que estaba desde 1991, siendo reelegido sucesivamente hasta el 2016. Por lo anterior, en 2008 fue formalmente condenado por parapolítica, pues se le implicó con haber firmado el Pacto de Ralito.


Ahora bien, hay que recordar que en la última elección de López Cabrales, Fabio Amín fue fórmula a la Cámara de él. Y luego de los líos judiciales de Juan Manuel, Amín tuvo el mismo papel político, pero esta vez de Arleth Casado, quien para ese entonces asumió el liderazgo del clan. Hay que decir que Fabio Amín, bajo el manto del clan Liberal, logró ser elegido tres veces consecutivas representante a la Cámara, entre 2006 y 2018. Así Amín fue consolidado su propio poder, el cual en 2016 se evidenció, pues logró elegir a su primer diputado con 20 mil votos. Se trató de Juan Camilo Corralaes Saleme, su primo. Ahora, medirá su poder en el salto que pretende dar al Senado.


__________________________________________________

Desde Pares continuamos nuestro llamado para cuidar la democracia y defenderla este 13 de marzo, por eso seguimos informando sobre qué candidaturas significan un riesgo en el Congreso.




bottom of page