«Esta lucha contra las drogas es una guerra perdida»