Es urgente proteger la vida de los firmantes de la paz