top of page

En riesgo las elecciones de Tuluá por violencia político electoral

Por: La Línea de Democracia y Gobernabilidad

Fuente: Semana


Durante los diez (10) meses que van del calendario electoral (29 de octubre de 2022- 29 de agosto 2023), la Fundación Paz & Reconciliación (Pares) registró 175 hechos de violencia político electoral que han dejado un saldo de 219 víctimas únicas. El Valle del Cauca se ubica en el segundo lugar, detrás de Antioquia, como uno de los departamentos con más hechos. Hasta la fecha de corte, se han presentado 15 hechos con 15 víctimas únicas en los siguientes municipios: Tuluá (4); Jamundí (2); Yumbo (1); Buenaventura (1); Bugalagrande (1); Guadalajara de Buga (1); Cali(1); Florida (1); Obando (1) y Pradera (1).


El panorama electoral en Tuluá, con 10 candidatos inscritos para la Alcaldía y con más de 100 candidatos al Concejo, hoy está marcado por el incremento de la violencia político electoral, que puede ser definida como aquella que se ejerce contra un individuo o un colectivo debido al ejercicio de sus derechos políticos en el marco de la contienda electoral. En Colombia la violencia históricamente ha sido, y es, un mecanismo más de la competencia electoral.


La Oficina de Tuluá, el terror municipal


Tradicionalmente, Tuluá ha sido un municipio en donde la violencia ha sido protagonista por la presencia de los grupos armados ilegales y el aumento y fortalecimiento de las bandas criminales locales. Sin embargo, este último fenómeno es el que tiene una mayor influencia en el recrudecimiento de la violencia actual. Un claro ejemplo de esto es la autodenominada “Oficina de Tuluá”, anteriormente conocida como “La Inmaculada”, grupo que surgió hace 15 años en el barrio La Inmaculada con el negocio del microtráfico. Con los años, su expansión se fue materializando con la extorsión y el sicariato a pequeños comerciantes de las distintas plazas de mercado y, tiempo después, con el temor ya impuesto en el municipio, este grupo logró expandirse un poco más, hasta el punto de acaparar toda la comercialización de la canasta familiar en las plazas de mercado.


De un tiempo para acá, la banda criminal ha aparecido en el radar del país por distintas amenazas, atentados y homicidios que ha venido realizando. El pasado 06 de junio de 2023, a distintos periodistas les llegó un presunto panfleto amenazante para su divulgación, el cual declaraba como objetivo militar a todas las personas que estuvieran haciendo campaña política al exalcalde y actualmente candidato a la Alcaldía por el Partido Conservador, Gustavo Vélez.


Fuente: Semana


Horas después, el candidato denunció que recibió un ataque armado contra una de sus oficinas.En imágenes se puede evidenciar cómo dos sujetos con armas de largo alcance disparan contra la oficina del candidato. Según la W Radio, el candidato afirmó que el vehículo donde huyeron los perpetradores fue encontrado abandonado y en su interior fue hallado un presunto panfleto amenazante.


Fuente: Semana


Por otro lado, el 13 de junio de 2023 se produjo el atentado y homicidio del precandidato al Concejo, Andrés Forero Valderrama.El hecho ocurrió en la plazoleta de comidas de un centro comercial del municipio, hombres armados ingresaron al recinto y dispararon en contra de Alejandro Forero, quien resultó herido.De inmediato fue llevado al centro de salud por uno de sus escoltas. Sin embargo, los sicarios siguieron el vehículo, lo interceptaron y nuevamente dispararon. En la persecución también resultaron heridos el conductor del taxi en el que iba Forero y el escolta, adscrito a la Unidad Nacional de Protección (UNP).A través de un presunto panfleto, el grupo delictivo “La Oficina” aseguró que estuvo detrás del hecho que dejó un muerto y tres heridos.



Fuente:W Radio


Otros hechos de violencia política


Ahora bien, otros dos hechos de violencia política electoral se han presentado en el municipio, en los cuales la “Oficina de Tuluá” no ha tenido participación alguna. Por un lado, el 18 de junio de 2023 circuló un presunto panfleto compartido por el Frente Adán Izquierdo, denominado como parte del Bloque Occidental Jacobo Arenas, disidencias de Iván Mordisco, amenazando al actual alcalde, Jhon Jairo Gómez Aguirre. El presunto panfleto invitaba a no votar en las elecciones regionales por ninguno de los candidatos del sector político que represente la alcaldía de Jhon Jairo Gómez.



Fuente: Infobae


Así mismo, el 15 de agosto de 2023 circuló otro presunto panfleto amenazante compartido por las Autodefensas Unidas de Colombia, el panfleto mencionaba como objetivo militar a varias personas, entre ellas al concejal de Tuluá para el periodo 2020-2023, Carlos Arturo Londoño.


Fuente: Fundación Paz & Reconciliación


Los últimos hechos de violencia política electoral que se han presentado de cara a los comicios electorales, han sacudido y despertado la preocupación del Gobierno Nacional, por tal motivo en los últimos meses se han venido haciendo Consejos de Seguridad para buscar la posible solución de poder contrarrestar la crisis en la que actualmente está inmersa Tuluá.


Según datos del SIEDCO y de la línea de Convivencia y Seguridad Ciudadana de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares), para el primer semestre del año 2023 se presentaron en el municipio de Tuluá, Valle del Cauca, un total de 134 casos de amenazas que, en comparación con 295 del mismo periodo en el 2022, implicó una disminución del 120%. En cuanto a la extorsión, se presentaron 45 casos en 2023, mientras que en 2022 la cifra fue de 66 casos para el mismo periodo, es decir, hubo una disminución del 46,6%. Para el caso de los homicidios, se presentaron 72 casos en 2023, mientras que en 2022 se presentaron 61, es decir, se registró un incremento del 18%. Finalmente, en este periodo se registraron 454 casos de hurto a personas, mientras que en 2022 la cifra fue de 464, lo que se traduce en una leve reducción del 2,2%.


La confrontación criminal y el panorama electoral


Es importante recalcar que a raíz de las intimidaciones y los hostigamientos por parte de la “Oficina de Tuluá” empezaron a surgir nuevas bandas criminales que buscan hacerle un contrapeso a “La Oficina”, generando aún más hechos de violencia. Una de esas bandas criminales son los autodenominados “Cancerberos”, banda criminal que se dio a conocer por amenazar a varios periodistas y medios de comunicación del municipio para hacer circular varios panfletos en los cuales declaraban como objeto militar a todas las personas que colaboraran con la Oficina, y quienes además, según La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), se atribuyeron el atentado contra los Juzgados de Tuluá el pasado 13 de septiembre. Por este último acto se presentó un gran debate debido a que para la Rama Judicial no existen las garantías necesarias para adelantar los comicios, incluso, El Tribunal Superior de Buga se pronunció indicando que:


“Dadas las circunstancias narradas, pongo en su conocimiento la imposibilidad para esta Corporación de designar comisiones escrutadoras y claveros para las elecciones del 29 de octubre de 2023 en la referida municipalidad, pues ello implicaría poner en grave riesgo y peligro la vida e integridad de los funcionarios y empleados judiciales, y dificultará la realización del aludido escrutinio”.


Frente a esto, el secretario de seguridad del Valle, Camilo Murcia, indicó que el pasado viernes 15 de septiembre la Gobernación del Valle junto con la cúpula del Ejército y la Policía del departamento se trasladaron a Tuluá para ofrecer seguridad a los jueces y además garantizar las elecciones del 29 de octubre. Si bien es necesario que se tomen en cuenta las garantías necesarias para poder llevar los comicios electorales, por otro lado también es preocupante el mensaje: que no se designen funcionarios y empleados judiciales por temas de seguridad, debido a que la presencia de la Rama Judicial genera un balance de legalidad y credibilidad en los escrutinios.


Ahora bien, pese a que la violencia siempre ha estado inmersa en la historia de Tuluá y con la presencia de grupos armados ilegales y las bandas criminales ejerciendo su control territorial, desde inicios de las década de los 2000 es un municipio en el cual más de la mitad de la población que está habilitada para votar, acostumbra a participar en elecciones. Según cifras de la Registraduría Nacional del Estado Civil, en las últimas elecciones legislativas y presidenciales de 2022, casi el 56% de la población de Tuluá salió a ejercer su derecho al voto.





Fuente: Registraduría Nacional del Estado Civil


Siguiendo lo anterior, pese a que las últimas elecciones se han podido hacer en medio de las distintas dificultades, es evidente que faltando menos de dos meses para los comicios, existe una gran preocupación por el aumento exponencial de la violencia.Por tal motivo, desde Pares se hace un llamado a todos las instituciones respectivas para que brinden las debidas garantías electorales para que la población y los candidatos de Tuluá puedan ejercer sus derechos políticos.


 

댓글


bottom of page