ELN y frontera con Venezuela

Por: Naryi Vargas, investigadora Línea Conflicto, Paz y Postconflicto – Pares

En el último mes se han presentado dos hechos de violencia en la frontera con Venezuela. El primero, la masacre de al menos 16 personas en la zona minera de Tumeremo en el estado de Bolívar; el segundo, el asesinato de tres miembros de la Guardia Nacional Venezolana en El Picatonal, estado de Amazonas. En ambos casos se ha sindicado al ELN de ser el agente perpetrador, lo cual ha puesto nuevamente en el debate público la injerencia que tiene esta guerrilla en el país vecino.

Esta situación se puede entender a partir de dos fenómenos que se presentan en esa zona fronteriza: 1) la incapacidad de las autoridades para gobernar. Se trata de aproximadamente 2.219 kms de territorio que se ha consolidado como permeable, frágil y descuidado desde una perspectiva política, de seguridad, económica y social debido al predominio del sistema centralista y a la debilidad de la política fronteriza de Colombia. Esto, sin duda, ha permitido que la presencia de diferentes grupos armados ilegales permanezca y se consolide con el paso del tiempo; 2) la desestabilización del orden legal e ilegal establecido en la frontera, lo que ha conllevado a que tengan lugar nuevas dinámicas de violencia; situación causada, entre otras cosas por la salida de las FARC del territorio tras la firma del Acuerdo, particularmente de la frontera del estado de Amazonas con el departamento de Vichada y la expansión y fortalecimiento del control territorial del ELN.