top of page
  • Redacción Pares

El uribismo está asfixiando la paz en Colombia

Por: Daniela Quintero. Redacción Pares


Como muy preocupados con la falta de voluntad del gobierno Duque para llevar a cabo la implementación del Acuerdo de Paz en Colombia; así lo manifestaron académicos británicos y colombianos que se reunieron en el Reino Unido para discutir sobre el panorama en Colombia con respecto a la implementación del Acuerdo de Paz. Una de las conclusiones a las que llegaron es que ven con preocupación el rol del partido de gobierno, pues está asfixiando la construcción de paz en el país. Enviaron una carta ya con las conclusiones al Parlamento Británico.


La Red Rodeemos el Diálogo, una organización transnacional no-partidista que apoya solución negociada de conflictos armados en Colombia, hizo pública dicha información por medio de un comunicado en el que señalaron los temas discutidos entre los docentes de la Universidad de Londres, Oxford, Bristol y Tecnológica de Pereira.


El 16 de mayo los académicos se reunieron en el Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe del London School of Economics and Political Science en la tercera reunión de ReD Academia para dialogar sobre la situación de la implementación del pacto paz.


Y sentenciaron que “como académicos británicos, llamamos al gobierno de Reino Unido con ocasión de la propuesta (…) en el Parlamento Británico sobre el proceso de paz en Colombia y la investigación del Comité de Relaciones Exteriores sobre el Rol de Reino Unido en Suramérica a condenar la forma en que el Centro Democrático está asfixiando el proceso de paz”.


El Centro Democrático, de extrema derecha, ha sido el principal partido político que ha rechazado el Acuerdo de Paz y abanderado las propuestas para reformar lo pactado con la exguerrilla de las Farc. En la actualidad continúan esa batalla en el ejecutivo y el legislativo.


Carta de los académicos a Iván Duque


Las razones de la crisis de la paz en Colombia


Los docentes ven que el Acuerdo de Paz está en crisis. A lo anterior, se suman los asesinatos de líderes y lideresas sociales y miembros del partido FARC. De acuerdo con la Fundación Paz y Reconciliación-Pares hasta la fecha han asesinado a 269 defensores y defensoras, así como a 93 excombatientes, esto desde la firma del pacto en 2016.


“Mientras tanto el gobierno responde simplemente culpando al “narcotráfico”. Para quienes hemos estudiado la historia de Colombia, el momento actual refleja patrones similares a los de la violencia política contra la Unión Patriótica en los años ochenta y nos preocupa que la violencia se incremente durante la campaña electoral que se avecina” en octubre, indicaron los docentes.«


Asimismo, expresaron que el cambio en las estructuras del narcotráfico y criminalidad están alimentando la violencia en las regiones mientras el Acuerdo de Paz va a paso lento. Y es que, según la opinión de los académicos, la administración de Duque continúa rechazando las soluciones propuestas en el pacto que podrían disminuir los problemas de cultivos ilícitos.


Otro punto que discutieron y que alimenta la implementación del texto firmado en La Habana, es el escaso apoyo económico a la reincorporación de los excombatientes de las FARC. En ese sentido, concluyeron que la anhelada economía de paz no ha echado raíces para superar la economía de la guerra.


Adicionalmente, el “contexto internacional adverso, con Donald Trump en la Casa Blanca, el giro a la derecha de América Latina y la crisis en Venezuela han facilitado la clara intensión del Centro Democrático de re-polarizar el país y desmontar el proceso de paz”, reza el comunicado.


“Los pronunciamientos oficiales del partido, sus miembros y del presidente Duque en reacción del trabajo de la JEP son un claro esfuerzo por reforzar el marco de referencia emocional anti-paz y dividir al país frente a un objetivo que debería unirlo: la reconciliación después de una larga historia de conflictos”, agregó.


En últimas, motivaron a los colombianos para promover los espacios de diálogo frente al tema de la paz para contrarrestar a quienes quieren hacerlo trizas.


bottom of page