El Tarra: con capturas, pero sin paz

Por: Sergio Saavedra, Redacción Pares


Este lunes 19 de noviembre de 2018, la Fiscalía General de la Nación anunció la captura de alias ‘J.J’ y alias ‘Noni’. Los capturados, pertenecientes al grupo armado de los ‘Pelusos’ son sindicados de participar en la masacre del El Tarra, Catatumbo —perpetrada el pasado 29 de julio— en la que fueron asesinadas 10 personas.

Según la Policía Nacional, a corte de 31 de octubre, en el Departamento de Norte de Santander se registran 422 homicidios, de los cuales 19 se presentaron en el municipio de El Tarra. Además, se cuentan 1.350 amenazas en el departamento, de las cuales 24 se registraron en este municipio.

¿Cómo se llevó a cabo el operativo?

La Unidad Especial de Investigación de la Fiscalía, a partir de las labores investigativas en los meses subsiguientes a la masacre, estableció el paradero de Belsaid Carrascal Ortíz de 30 años (J.J), quién fue capturado en el barrio Guayaquil de la comuna 9 en el centro de la ciudad de Cali. Por su parte, la captura de Cristo Nel Carrascal Ascanio tuvo lugar en el barrio El Tarrita del municipio de El Tarra.

¿Qué cargos les imputaron?

Homicidio agravado, secuestro agravado, desplazamiento forzado, tentativa de homicidio y porte ilegal de armas. Además, a partir del material probatorio, los capturados tiene medida de aseguramiento en un centro carcelario, en razón de la orden dictaminada por un juez de control de garantías.

¿Cuál era el accionar de los capturados?

La información entregada por la Fiscalía determina que “J.J” y “Noni” pertenecen a ‘Los Pelusos’ hace 8 años. En Hacarí, participaban de homicidios selectivos, tráfico de droga, cobro de extorsiones y amenazas y hostigamiento a la comunidad del municipio de El Tarra.

¿Qué ocurrió en la masacre de El Tarra?

A las 3 de la tarde, hombres armados en vehículos llegaron a un billar de El Tarra arremetiendo contra las personas que allí se encontraban. Allí asesinaron al líder comunal Frederman Quintero y a Carlos Torres, Wilmer Ramírez, Alexander Martínez, Asbrujal Durán, Wilmer Ramírez, Bladimir Quintero, Ramón Ramírez y Jhon Sanabria; estos dos últimos excombatientes.

Ese día, las víctimas de la masacre eran 9, pero quedaron heridas dos más. Justamente, una de ellas murió en el hospital Erasmo Meoz de Cúcuta a causa de las heridas de bala. La víctima fue identificada como Argelino Ortega Ortíz, quien era un exguerrillero de las FARC. Ortega permaneció 8 días en la unidad de cuidados intensivos.

¿A qué se debe la violencia en la región?

Según investigaciones de la Fundación Paz & Reconciliación, la subregión del Catatumbo —conformada por los municipios de Tibú, El Tarra, Sardinata, Convención, El Carmen, San Calixto, Ocaña, Teorama, La Playa y Hacarí— se encuentra en medio de una confrontación entre los dos principales grupos armados presentes en el territorio: el ELN y el EPL. Este último, según el Ministerio de Defensa, sería el Grupo Armado Organizado -GAO “Los Pelusos”.

A estos actores del conflicto, se suma el grupo postFARC autodenomnado Frente 33, quienes operan en la región en la disputa por la reconfiguración del control del territorio. También el Clan del Golfo, denominados ‘Autodefensas Gaitanistas de Colombia’ y ‘LosRastrojos’.

En la Región del Catatumbo, el control de los actores suscita especialmente por control del narcotráfico, debido a la ubicación estratégica en zona de frontera para el acceso a rutas internacionales de tránsito para la comercialización.

¿Cómo operan ‘Los Pelusos’ en el Catatumbo?

A partir del seguimiento que hace la Fundación Paz & Reconciliación, ‘Los Pelusos’ han registrado acciones violentas que obedecen a enfrentamientos con el ELN y grupos postFARC. Estos enfrentamientos han generado desplazamiento masivo y civiles asesinados y heridos.

Hace 12 días, por ejemplo, se registró una situación crítica de Derechos Humanos a causa de los enfrentamientos del EPL con el ELN. Se calcula que casi mil personas fueron víctimas de desplazamiento forzado en el Municipio de Hacarí. Las veredas que se han visto mayormente afectadas son La Esperanza, Las Juntas y Castrillón.

La disputa por el control, tal como los hechos lo demuestran, es la piedra angular de la guerra que jamás se fue de Catatumbo. Un corregimiento que ha sufrido fuertemente las acciones violentas es Mesitas.

¿Quiénes son ´Los pelusos’?

Se denomina como ‘Los Pelusos’ a la disidencia de el Ejército Popular de Liberación Nacional, quienes históricamente operaron en las regiones del Urabá y Bajo Cauca. El EPL inició en 1968 en Antioquia, expandiéndose incluso en Sucre, Magdalena Medio y Córdoba. Logró concentrar un pie de fuerza de alrededor de 4.000 personas.

A pesar de su desmovilización en 1991, la disidencia aún continúa operando en Catatumbo, Norte de Santander.

Guillermo Botero Nieto, entonces ministro de Defensa de el expresidente Juan Manuel Santos en 2016, determinó a ‘Los Pelusos’ no como una organización insurgente, sino como Grupo Armado Organizado (GAO).

En 2017, ‘Los Pelusos’ quisieron iniciar unas negociaciones de concertación con el gobierno. Sin embargo, la condición de ser reconocidos como organización insurgente y no GAO fue el causante de su inviabilidad. Para el exvicepresidente Oscar Naranjo, la salida con este grupo no era una negociación de paz, sino un acercamiento a un proceso de sometimiento a la justicia.