«El Presidente no ha atendido la tragedia del Cauca»

Por: Sergio Saavedra. Redacción Pares


“Inaudito, no podemos reunirnos con la comunidad fuera de Caloto porque hay presencia cercana de grupos armados. Mientras estamos aquí reunidos circulan panfletos y ponen una granada en Jamundí”, señaló la representante María José Pizarro y retrata con fidelidad la sesión de la Comisión de Paz del Congreso Nacional que se desarrolló este miércoles en Caloto, Norte del Cauca. Los hechos vitimizantes que se registraron paralelamente a la Sesión de la Comisión de Paz, fueron los protagonistas de la jornada.

Inaudito, no podemos reunirnos con la comunidad fuera de Caloto porque hay presencia cercana de grupos armados. Mientras estamos aquí reunidos circulan panfletos y ponen una granada en Jamundí. pic.twitter.com/cMYpRHTDuB — María José Pizarro Rodríguez (@PizarroMariaJo) August 14, 2019

Con la presencia de 23 congresistas, el encuentro convocado por la Comisión de Paz del Senado, contó con la presencia de las Autoridades Indígenas pertenecientes al Consejo Regional Indígena del Cauca, Carlos Negret, defensor del Pueblo, la Alcaldía local de Caloto, la Gobernación del Cauca, la Procuraduría General de la Nación, la Fiscalía General, la ONU DD.HH. y la Misión de la ONU.


La Comisión de Paz, como lo señaló al termino de la sesión el senador Iván Cepeda, citará a control político para examinar la grave situación de los pueblos indígenas en general, y de los pueblos indígenas del Cauca en particular.


Los hechos victimizantes de la jornada


El hecho más violento se registró en horas de la mañana de este miércoles, en el sitio La Caucana, en Tarazá, municipio antioqueño. En el suceso fue asesinado Abraham Domicó, indígena Embera tras recibir varios impactos de bala; de esta forma las comunidades denuncian y rechazan los ya 98 asesinatos en el gobierno del presidente Iván Duque Márquez. Tal como lo denunció la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).


La lideresa Francia Márquez también alzó la voz denunciando que, el día de ayer —13de agosto— “el lider Luis Armando Vargas Balanta del Consejo Comunitario La Toma Suárez Cauca, recibió una llamada donde nuevamente lo amenazan y le dicen que le dan 48 horas para que salga del territorio.” El líder le pidió al presidente Duque hacerse cargo de las distintas situaciones que están victimizando a la población.


Además, la ONIC informó que en el transcurso de la sesión de la Comisión de Paz se registró la circulación de nuevo panfleto en donde se amenaza de muerte a la Guardia Indígena del norte del Cauca.


#ALERTA| En medio de la sesión de la @ComisiondePaz que se lleva a cabo en Caloto, Cauca, circula nuevo panfleto en donde se amenaza de muerte a la Guardia Indígena del norte del Cauca. @luiskankui @FelicianoValen @IvanCepedaCast @PizarroMariaJo @ONUHumanRights @FiscaliaCol. pic.twitter.com/D0vmYTvpWY — Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC (@ONIC_Colombia) August 14, 2019

Además, la Organización Regional Indígena del Valle del Cauca denunció el lanzamiento de una granada sobre la casa del Cabildo Indígena Kwes Kiwe Nasa, en el municipio de Jamundí. La granada no explotó, pero el mensaje de intimidación y amenaza es claro. Frente a este suceso, pidieron al presidente Duque de las garantías a las comunidades indígenas.


Como si no fuera suficiente, en el boletín de Derechos Humanos de la Asociación de Cabildos del Norte del Cauca (ACIN), alertaron sobre un nuevo panfleto amenazante por parte de un grupo armado autodenominado “Columna Móvil Dagoberto Ramos”, en donde se declara objetivo militar a guardia indígena del nivel local, zonal y regional.


Según el comunicado de ACIN, en el panfleto se “menciona represalias en contra de los KIWE THEGNAS por el ejercicio legítimo de control territorial, defensa de la vida y el territorio de ÇXHAB WALA KIWE – ACIN. En concreto, se refiere a una “respuesta militar” contra el coordinador regional de guardia indígena Albeiro Camayo, el coordinador de la zona norte Oveimar Tenorio y el coordinador del resguardo de Huellas, Caloto, Héctor Casamachín. Con un discurso supuestamente revolucionario y “socialista”, este grupo armado pretende disfrazar sus intereses económicos sobre el narcotráfico y el control de los cultivos de uso ilícito que han ayudado a propagar en los territorios indígenas, campesinos y afrodescendientes del norte del Cauca” señala el texto intimidatorio.


Y continuando con la trágica jornada de hoy en el cauca, el suboficial Álvaro Hernández, adscrito al batallón Pichincha, murió tras ataques que se registraron en el municipio de Suárez. El combate fue entre el Ejército y grupos armados que operan en la región. Según versiones preliminares, el enfrentamiento fue entre el Pelotón Búfalo y, presuntamente, disidentes Jaime Martinez de las Farc, encabezado por alias ‘Majin Bu’.


Denuncia de violencia contra periodistas


Asimismo, el medio de Comunicación Proclama del Cauca denunció ante la Fiscalía General de la Nación haber sido víctima de amenazas de muerte y extorsión por parte de grupos armados ilegales de la región del Cauca. De hecho, señaló que en el marco de un trayecto al cubrimiento del encuentro de la entre la ministra Nancy Patricia Gutiérrez y el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC); David Luna, el gerente de Proclama fue amenazado de muerte por medio de una llamada telefónica.


Además, recordaron que a principios de agosto “se presentó una situación similar con los periodistas Miguel Ángel Palta de 90 Minutos, Fransuá Martínez de Blu Radio; Eduardo Manzano de Noticias Caracol; junto a los camarógrafos Arlex Piedrahita y Alexander Cárdenas”.


El papel de la Comisión de Paz del Congreso


Ante la grave situación de Derechos Humanos que atraviesa el departamento del Cauca, sumado a la desatención del Gobierno Nacional que, desde la Minga Indígena le ha pedido al presidente Duque ir hasta ese territorio, la Comisión de Paz del Senado y de la Cámara de Representantes arribó este 14 de agosto a Caloto y a Toribío.

El mensaje de la Comisión de Paz es claro: rechazar la violencia que azota a las comunidades indígenas y, en compañía de la comunidad, buscarán establecer una hoja de ruta que permita implementar medidas concretas para la protección de la vida. Foto: @ComisiondePaz

El senador del Polo Democrático, Iván Cepeda, informó que dentro de las discusiones adelantadas en el municipio de Caloto, las comunidades campesinas e indígenas del Norte del Cauca han manifestado que se debe priorizar la implementación del punto 1 del Acuerdo (Reforma Rural Integral) y el 4 (Enfoque de Sustitución y social para resolver el problema del narcotráfico); para detener los asesinatos contra los pueblos indígenas y de líderes sociales.


De hecho, desde el Consejo Regional Indígena del Cauca – CRIC, han sido muy enfáticos en controvertir las declaraciones de Nancy Patricia Gutiérrez, ministra del Interior, pues la jefe de la cartera ministerial señaló que las comunidades indígenas no han dejado ingresar a la Fuerza Pública. Para el CRIC, las declaraciones no son ciertas y, de hecho, han ido más allá al señalar que ha sido la Fuerza Pública es la que se ha negado ha hacer presencia en el territorio cuando, paralelamente, se recrudece la violencia en los puntos más álgidos.


Es más, el vocero del CRIC se dirigió al Gobierno Nacional al decir que “el Estado no ha prestado atención a esta situación que padecen las comunidades dejándolas en el abandonado estatal» Mencionó el vocero del CRIC”. Frente a este tema, el senador Cepeda señaló que “en Caloto: no es cierto que la culpa de asesinatos en el Cauca la tengan los propios indígenas por no permitir la presencia de la FF.PP. en sus territorios. Mentira: hay presencia de Ejército y Policía en todos los territorios. Lo que se requiere es la presencia INTEGRAL del Estado”.


Por su parte, el Defensor del pueblo, Carlos Negret, señaló que “la Defensoría del Pueblo ha emitido 8 alertas tempranas para el Cauca, donde dice al gobierno, al Estado y a la sociedad lo que está pasando en la región y que se debe tener mayor inteligencia y capacidad para enfrentar a los violentos que quieren asesinar a la guardia indígena”.


Antecedentes de una relación fracturada


Cabe recordar que el presidente Iván Duque, para el mes de abril —después de un mes de Minga Indígena, fue al municipio de Mondomo para hablar sobre el acuerdo alcanzado entre las comunidades indígenas que adelantaban la movilización y la delegación del Gobierno Nacional, conformada por la ministra del Interior Nancy Patricia Gutiérrez, el Alto Comisionado para la Paz Miguel Ceballos y la directora de Planeación Nacional, Gloria Amparo Alonso.


Sin embargo, Duque se retiró del lugar frente a la exigencia de las comunidades de que la reunión se diera en la plaza principal del municipio. Este suceso, en su momento, advertía un dialogo roto entre las comunidades indígenas del Cauca y el Gobierno Nacional.


En este sentido, los cuatro (4) meses que trascurrieron después de su fugaz vista —en la que el mismo Duque expresó que cumplió ante el pedido de las comunidades—; demostraron que, efectivamente, la situación no fue atendida por el presidente de la República.


Muestra de la indolencia gubernamental frente a la crítica sitaución del departamento, es la situación humanitaria que se registra en el departamento, pues la Organización Nacional Indígena de Colombia -ONIC ha denunciado que desde el 1 de julio de 2019 se han registrado, seis (9) asesinatos, 16 atentados y 31 amenazas.


Asimismo, en lo corrido del gobierno Duque —1 año— han sido asesinados 98 líderes indígenas, es decir, más de la mitad de la cantidad de asesinatos contra líderes indígenas ocurridos desde la firma del Acuerdo de Paz (163), según advierte ONIC.


De hecho, como lo advirtió la Fundación Paz y reconciliación -Pares, la situación se ha extendido hasta los últimos días. El pasado sábado 10 de Agosto se presentó el asesinato de tres (3) Guardias Indígenas: Eugenio Tenorio Yosando, de 46 años de edad, Kevin Ademir Mestizo, de 23 años de edad y Julio Taquinas Pilue de 50 años de edad, sus muertes y los siete (7) heridos se dan con ocasión de un nuevo atentado perpetrado contra la Guardia Indígena que se desplazaba en una chiva con el fin de realizar acompañamiento a los participantes de la Feria del Café en el municipio de Toribío.


Ahora, tal como se evidencia en el mapa de calor del SIPARES —justamente— los municipios que más han registrado hechos victimizantes son Caloto, Corinto y Balboa. Además, a más del 80% de los asesinatos en el Cauca no se ha podido determinar el autor material.

A su vez, los actores más victimizados han sido líderes campesinos, indígenas, presidentes de JAC y líder de comunidades afrodescendientes. Así las cosas, las condiciones en el Cauca no mejoran y la tardía respuesta del Gobierno Nacional acrecienta un problema que cobra vidas.


#FuerzaPueblosIndigenas, @FelicianoValen clausura audiencia de la @ComisiondePaz en Caloto, Cauca: pic.twitter.com/g9cvgZr0Dq — Iván Cepeda Castro (@IvanCepedaCast) August 14, 2019