¡El entrampamiento contra Petro!

Por: Walter Aldana

Político social alternativo


"Colocar la cascarita", es una práctica tan común en la sociedad colombiana, y ello expresa el bajo nivel de cultura política de la misma, que tuvimos que castigar esa práctica realizada desde funcionarios o servidores públicos (artículo 31 del código penal), con el fin de enlodar el buen nombre de un o una ciudadana visibilizada ya sea en la política, la economía, lo social, etc. Y es tan profundo en los cimientos de la sociedad, que se administra y juzga por estereotipos: "que no se puede comprar unos zapatos Ferragamo porque es de la izquierda", ¿cómo la fórmula vice-presidencial de una campaña puede ser afro, sin cumplir los "preceptos" de belleza occidental? "No dar papaya", expresión que esconde una carga de complicidad con la mentira y lo ilegal, "el vivo vive del bobo", trastocación de valores, son una serie de expresiones que, de tanto ser pronunciadas, se convirtieron en máximas del comportamiento y actuar de muchas y muchos colombianos. Entonces desde la misma institucionalidad se pensó en el paso siguiente: hacer trampa, recibir un mandato e incumplirlo ( proceso de paz, hacerlo trizas, frente a propuestas de cambio de modelo, la mentira y el miedo, etc) y echan mano del entrampamiento. Judas vende a Jesús por 30 monedas y el dinero es del erario manejado por los Romanos; a Santrich con dólares de la DEA, algo así como aprovechar la debilidad, la necesidad, incluso la ambición del otro, para con la complicidad de los grandes medios de comunicación, y hacer el escándalo: "calumniad, calumniad, que de la calumnia, algo queda" y en esta coyuntura electoral se mide en votos.


Una cámara lista a la entrada de la cárcel para filmar la entrada del hermano de Petro, un "pasquín" sin firmas ni logos, hablando de beneficios en lo divino y lo humano, capos desde la cárcel invitando a votar por quién allí los metió, es como dicen ahora los técnicos, la trazabilidad del caso. Vieron entrar a Juan Fernando Petro y no espiaron la huida (por tercera vez) de “Matamba”, jefe paramilitar, en esta oportunidad desde la Picota en Bogotá.

No se extrañen que frente a las propuestas de las energías limpias, la vida, la educación para todos con calidad, la tierra, el crédito, la seguridad y soberanía alimentaria, la seguridad de una era de paz, la contraparte responda con más mentiras y como son el partido de gobierno, altos funcionarios como el “letrado fiscal” y se apreste a generar nuevos entrampamientos.


 

*Las opiniones expresadas en esta publicación son de exclusiva responsabilidad de la persona que ha sido su autora y no necesariamente representan la posición de la Fundación Paz & Reconciliación al respecto.