EL DESTINO DE LA VENTA DE ISAGEN

Por: José Roberto Acosta, aliado PARES


Pasados tres años desde la venta de Isagen, el destino de los $6,2 billones recibidos hay que seguir vigilándolos. El 10% de esos dineros fueron al Fondo Nacional de Pensiones de Entes Territoriales (FONPET) y los restantes $5.6 billones hoy están invertidos en la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), que es un banco en el que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público es accionista mayoritario junto con otros socios extranjeros.


El propósito de la FDN es financiar proyectos de infraestructura pública contratados mediante la modalidad de Asociación Público Privada (APP) en los que el contratista privado, que es el que corre los mayores riesgos y pone el dinero en la etapa de diseños y construcción, para después poder usufructuar la obra pública mediante peajes o rentas por un lapso que le permita recuperar su inversión inicial mas una rentabilidad.


Antes de recibir los recursos de Isagen, el patrimonio de la FDN era apenas de $750.000 millones, pero con la inyección de los $5.6 billones de recursos públicos y un aporte menor de los socios extranjeros, la posibilidad de préstamos es muy importante, y busca suplir el apalancamiento de obras como carreteras, puertos, escuelas y hospitales que se estiman con un valor superior a los $60 billones.


Sin embargo, como el dinero de Isagen entregado a la FDN no parece ser suficiente, el gobierno expidió el Decreto 1385 del 22 de junio de 2015 que autoriza los autopréstamos con los recursos de ahorro privado de pensiones a los conglomerados