El cerco diplomático de Duque, un fracaso anunciado