El cerco diplomático de Duque, un fracaso anunciado

Por: Naryi Vargas, Línea Conflicto, Paz y Postconflicto


Tras cumplirse 100 días de haberse autoproclamado presidente interino, Juan Guidó no ha logrado cumplir la hoja de ruta que se había propuesto para resolver los problemas económicos, políticos y humanitarios de Venezuela. El principal apoyo lo obtuvo de Colombia, de Chile y de Estados Unidos, países que confiaron en la propuesta del joven político.


Colombia y el Grupo de Lima creyeron, ingenuamente, que la población venezolana iba a respaldar a Guiadó en el momento en que ingresaran por el Puente Tienditas los alimentos y medicamentos donados por EEUU, y que posterior a esto, la FANB iba a jurar lealtad al nuevo mandatario.


Aumentaron los problemas en la frontera


Nada de esto ocurrió, en cambio se profundizaron los problemas: se cerró la frontera y se complejizó la atención humanitaria que estaba funcionando; las relaciones diplomáticas entre Venezuela y Colombia se rompieron y la ilegalidad se tomó el paso de la frontera.


Como si esto fuera poco, el “cerco diplomático” de Duque comenzó a desfallecer y los países del Grupo de Lima han perdido entusiasmo en la causa por Guiadó. Lo mismo ha ocurrido con los países europeos que habían tomado partido en la crisis de gobierno de Venezuela.


El Grupo de Contacto mantiene su labor de mediación, pero los resultados no parecen cercanos pues avanza de manera lenta.


Al interior de Venezuela el tema pasó a un segundo plano, pues la crisis económica y los apagones eléctricos no dan tiempo a los ciudadanos ni al Gobierno para atender otros asuntos.


Cronología de los hechos


A continuación se presentan algunos hechos relevantes de los 100 días pasados, en el que se destaca lo que parece ser un cambio de estrategia del Gobierno Colombiano ante la situación de Venezuela.

Mientras que en enero y febrero el énfasis de su actuación era el cambio de gobierno y la restauración de la democracia, desde finales de marzo se ha dedicado especialmente a atender la crisis migratoria, un tema que resulta menos controvertido y que permite que más actores internacionales se mantengan en la causa venezolana.