El Catatumbo sufre una guerra sin tregua: HRW