top of page

El balance del gobierno Petro en el 2023

Por: Gobernabilidad y Democracia




Gustavo Petro ya no tiene las mayorías en el Congreso. Aunque en la Cámara de Representantes 102 de los 187 representantes, (55%) pertenecen a la coalición gobernista, en el Senado la ecuación se invierte: 48 de los 106 senadores estaría con el gobierno. Apenas un 45%. Este 2023 el presidente se ha chocado con esta realidad.


Nada ha sido fácil para Petro. La narrativa de los grandes medios de comunicación, impulsados por sus dueños, no le da margen de error. Esto ha influido en la opinión pública.  A pesar de esto, y de  no contar con las mayorías en el congreso ni en la opinión pública, el gobierno se ha remangado y ha podido cumplir con una parte de lo que prometió:  

 Con algunos peros se pudo implementar más tributación para los ricos, si bien el recaudo aumentó en la renta a personas naturales, no se le está cobrando a los 4.000 colombianos más ricos del país como lo había prometido. La inflación bajó gracias a los apoyos a la producción de alimentos. A pesar de algunos trinos de Petro la presidencia no ha tenido ninguna injerencia en las decisiones del Banco de la República. Se aprobó un plan para salvar a los deudores del ICETEX. Se está avanzando en una reforma al campo, además pudo crear el ministerio de la Igualdad. Después de los desmanes de la Fuerza Pública durante el estallido social el gobierno decidió hacer una reestructuración del ESMAD, al menos de manera parcial.

Se ha avanzado en dos de los pilares de este gobierno, la Paz Total y el cuidado del Medio Ambiente ratificando el acuerdo de Escazú, haciendo una hoja de ruta para la transición energética, y prohibiendo el fracking. Mientras tanto el diálogo con el ELN ya entró a su sexto ciclo, y se abrió un camino con el Estado Mayor Central.


Hay promesas que están lejos de ser realidad.  No se ha podido intervenir el PAE, la Reforma a la Salud se empantanó, el equilibrio de géneros en cargos claves no se cumple, el gobierno no tiene una hoja de ruta clara para negociar con la Segunda Marquetalia, las Autodefensas Gaitanistas y el Clan del Golfo, y lo que más duele es que el asesinato de líderes y lideresas sociales continúan. En todo el 2022, último año de Iván Duque, se asesinaron 189 líderes sociales. En el 2023, ya con Petro como presidente, mataron a 188.


Uno de los grandes problemas que ha tenido el gobierno ha sido la ejecución presupuestal. Sin no hay gasto público la economía se estanca. Lo peor ha sido la ejecución desde la presidencia en donde apenas se ha hecho un 15% de ejecución. La reunión con los cacaos de noviembre del 2023, en la Casa de huéspedes ilustres de Cartagena, con Sarmiento Angulo a la cabeza, no logra despejar los nubarrones si persisten las trabas en la ejecución. Además, la falta de confianza en el gobierno por parte de los empresarios se ha reflejado en la disminución de la capacidad comercial e industrial del país. En contraste la inflación y el desempleó bajaron, aunque en algunas partes del país, como en Quibdó, éste puede superar el 25%. La brecha histórica entre mujeres y hombres en materia de oportunidades de empleo se mantiene. Entre enero de 2023 y octubre de 2023 el promedio de la tasa de ocupación de los hombres fue de 70,3%, en contraste con el de las mujeres de 45,8%.


La reforma laboral causó una tormenta entre los empresarios. Las relaciones se enrarecieron aún más por la resistencia de Gustavo Petro al nombramiento de Germán Bahamón como presidente de la Federación Nacional de Cafeteros. Poco a poco la marea ha ido bajando.

La gran apuesta de Gustavo Petro es pasar a la historia como un presidente reformista. Para esto necesita el apoyo del congreso, de la sociedad civil y de los empresarios. Esta será su difícil tarea para el 2024.


Conozca el informe completo, aquí:




Commentaires


bottom of page