Duque, un fracaso tras otro