• Web

Diferencias de fondo en la Habana

Del Plan Colombia a Paz Colombia

“No se pudo cumplir por las exigencias lógicas de una prolongada guerra que nos ha llevado a participar decididamente en la hoja de ruta que esperamos sea acordada durante el próximo ciclo de negociación.” Iván Márquez, Farc- Ep.

En efecto, llegó el 23 de marzo, y no se puso fin a la negociación de la paz entre la insurgencia subalterna, Farc-ep, y el gobierno. Las dos principales vocerías, el presidente Santos, y Timoleón, lo habían (pre)anunciado. En cambio, el día que no fue el de la firma, aparecieron, Humberto de la Calle, e Iván Márquez, para explicar a todos los porqués de este aplazamiento, que se sintetizan en asuntos fundamentales aún no pactados.

Igualmente, el día señalado, coincidió con la visita personal del presidente Obama y su familia a Cuba. Allí, precisamente, el secretario de estado, John Kerry, en su lugar, se reunió con las dos delegaciones que adelantan la negociación de paz; en particular, tuvo oportunidad de conocer y dialogar con el jefe político militar de las Farc-ep, Timochenko, quien comentó la importancia que su antagonista en la guerra estuviera ahora en plan de paz, con un decidido convencimiento.

También se supo que el Consejo de Seguridad de la ONU dispuso una misión política para acompañar la ruta para la paz y el fin de la guerra, que los antagonistas tracen para finiquitar de una vez los pendientes, a la vez que ponga en limpio las reservas que se han  acumulando al margen de los cuatro puntos ya decididos de la agenda.

¿Qué los separa?

Ni nosotros podemos dar garantías absolutas a las Farc ni ellos a nosotros.” Claudia López, Alianza Verde

“Hay que seguir buscando un acuerdo para todos, no puede haber fechas fatales. Decir que no habrá paz, por la fecha, es un chorro de babas.” Horacio Serpa, partido Liberal.

Aunque no haya un pronunciamiento oficial de las dos partes, para la mayoría de analistas y enterados hay, cuando menos cuatro asuntos sobre los que no se ha podido llegar a un acuerdo: 1) las denominadas zonas de concentración y su ubicación, que las Farc-ep reclaman en un número superior a 60, mientras que el gobierno piensa en que no superen la docena, y con la pretensión que no estén cerca de ciudades y pueblos, lo cual la guerrilla no acepta; 2) el desmonte oficial del paramilitarismo, en su doble vertiente, Auc/Bacrim; 3) la participación política sin que se haya hecho la dejación completa de las armas. Al respecto, ocurrió el episodio de El Conejo, y antes el del Putumayo, 4) La amnistía, con la excepción de crímenes de lesa human