¿Derecho a guardar silencio o derecho a fabricar la mentira?