«Dejamos las armas, pero el conflicto social continúa»