Buscar

De Quito han llegado buenas noticias



El próximo 7 de febrero se instalará la fase pública de diálogos y negociaciones entre el Gobierno colombiano y el ELN.

Antes de esa fecha será puesto en libertad Odín Sánchez, una exigencia que había postergado la apertura de la fase pública.

Ya está instalada como referencia la formulación de «paz completa» para hacer alusión a que nos falta un proceso de concertación con el ELN y que esta tarea es imprescindible si queremos dar por concluido este largo alzamiento armado.

Gobierno y ELN han transitado una larga fase exploratoria para diseñar un proceso de diálogos y negociaciones que iniciaron en enero de 2014 y les ha llevado tres años saltar a la fase pública Un tiempo importante, con muchas jornadas de trabajo y la superación de varias crisis.

La mesa que se abre en su fase pública el próximo 7 de febrero tiene el enorme reto de avanzar en dos puntos claves: acordar temas humanitarios que alivien situaciones de personas y comunidades y, por otro lado, convocar a una participación efectiva y eficaz, que posibilite una maduración de los contenidos del acuerdo.

Estos son temas trascendentales en hay mucho por trabajar y concertar.

Bien sabemos que esta negociación es difícil y que las partes tienen lógicas muy encontradas.

Pero con imaginación, trabajo y muchas voces sociales y ciudadanas participando propositivamente se puede avanzar.

Hemos pasado de la incertidumbre frente a un proceso con tantas dificultades a la certeza de que hay mesa y que allí se va a jugar el partido de La Paz completa.

Análisis publicado en la Silla Vacía