De Quito han llegado buenas noticias