«¿De qué vivo si no salgo?» una realidad de la cuarentena