¿De qué vale la vida? Una semblanza de Jaime Pardo Leal

Por: Fredy Chaverra. Colaborador Pares.


Al momento de escribir esta columna, los medios de comunicación registran el deceso de Plutarco Cardozo, exguerrillero de las Farc asesinado en inmediaciones del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Jaime Pardo Leal ubicado en la vereda Colinas, San José de Guaviare. Con Plutarco ya son 232 los firmantes de la paz asesinados desde la firma del Acuerdo del Teatro Colón el 26 de noviembre de 2016 (52 en lo que va del 2020).


Sin duda, una cifra escalofriante que da cuenta de un auténtico baño de sangre en un país inmerso en dos genocidios: líderes sociales y exguerrilleros. Genocidios que recuerdan el perpetrado contra la Unión Patriótica entre 1986 y 2002; politicidio sin precedente en el hemisferio occidental que arrasó con la vida de 4.000 personas, obligó a miles a huir al exilio y opacó la esperanza de un amplio movimiento político y social nacido de las negociaciones de paz de La Uribe.


Entre los miles de muertos, torturados, exiliados y perseguidos de la UP; recientemente acreditada por la Jurisdicción Especial para Paz como víctima del conflicto armado en el caso 006 que establece la victimización de sus integrantes por agentes del Estado, hay figuras que resaltan por el profundo dolor e indignación que su muerte suscitó en el país.


El magnicidio de Jaime Pardo Leal, excandidato presidencial de la UP y orador prominente, asesinado en La Mesa la tarde del 11 de octubre de 1987, sin duda representa una de las mayores pérdidas en la historia del pa