Cuestionados, pero elegibles: los casos de Dilian Francisca Toro y Yahir Acuña