Cuba: otro desacierto de una derecha hostil y regresiva

Por: Guillermo Segovia Mora. Columnista Pares.

Muchas cosas hacen que Cuba esté en nuestros sentimientos y placeres. Sin distingo gozamos de su literatura (Lezama, Carpentier, Cabrera Infante, entre tantos, y ahora Padura y su estremecedora novela del desahucio “Como polvo en el viento”), su música diversa, encantadora, vital (del Septeto Habanero y Matamoros, de Silvio y Pablo, de Revé y Van Van, de Buena Vista y Afro Cuban All Stars y la actual fascinación de Akokán), su turismo mágico en la embrujadora Habana y en todos los rincones de esa pedazo de tierra emergida del Caribe como un gran caimán.


La amabilidad, sabrosura y temple de los cubanos y su revolución que, quiérase o no, fue un revolcón para una Latinoamérica y un Caribe gobernado por la injusticia y así como desató una férrea agresión liderada por Estados Unidos, también obligó a promover aperturas y reformas que habrían tardado años. La solidaridad que desde sus carencias ha ofrecido a pueblos en dificultades Por todo eso, la vuelta al pasado de aspereza y la ingratitud por parte del gobierno colombiano concita rechazo.


Las relaciones de Colombia y Cuba son históricas. La lucha por la Independencia de España liderada por Simón Bolívar contó con activa simpatía de círculos solidarios en la isla y para El Libertador la expedición de apoyo a la emancipación cubana y puertorriqueña fue