Buscar

Cuatro conclusiones que revela investigación de Pares

Por: Daniela Quintero. Redacción Pares


En la segunda entrega de Candidatos Cuestionados a Alcaldías y Gobernaciones en el marco de las elecciones regionales de 2019, la Fundación Paz & Reconciliación-PARES arrojó cuatro grandes conclusiones que enmarcan una investigación de 6 meses en los que se analizaron 522 candidaturas manchadas de corrupción y herencias políticas con la ilegalidad.


Pero en general lo que PARES ha encontrado es que hay once (11) departamentos del país donde los clanes políticos, las viejas estructuras políticas van a ganar y van a barrer a la oposición. De acuerdo con el subdirector de la Fundación, Ariel Ávila, prácticamente se va a aniquilar a la oposición lo cual demuestra que esta democracia está en muy mal estado de salud.


Así las cosas, los once (11) departamentos donde los candidatos con mayor probabilidad de quedar elegidos prácticamente ya tienen el cargo asegurado son Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, Sucre, La Guajira, Putumayo, Magdalena, Valle del Cauca, Chocó y Cundinamarca.


Cabe destacar que los más de 500 investigados fue el número global del informe, y en la primera entrega se presentaron 243 candidatos cuestionados, y en esta última, PARES informó sobre 279 aspirantes.


Las cuatro conclusiones


En ese sentido, la primera conclusión es que hay un total de 184 candidatos y candidatas a alcaldías, gobernaciones, asambleas y concejos que tienen graves cuestionamientos por casos de corrupción, por relaciones con organizaciones criminales, por haber sido firmantes o condenados por escándalos como la parapolítica o por ser herederos de estructuras criminalizadas, es decir, gobierno en cuerpo ajeno.


Y este año de elecciones tiene la particularidad a diferencia de las regionales de 2015, que en esta ocasión se incrementó el número de departamentos con candidatos cuestionados, teniendo en común que dichos cuestionados son los más opcionados para ganar en estas zonas del país.

La segunda conclusión a la que se llegó PARES, es que de esos 184 candidatos hay departamentos donde literalmente no hay por quien votar, es decir, las dos o tres principales opciones están cuestionadas.


Por ejemplo, en el departamento de La Guajira los tres principales candidatos que puntean a la gobernación están cuestionados. En el departamento de Bolívar los tres principales candidatos están cuestionados, como Vicente Blel heredero de un parapolítico, Hernando Padauí, muy cercano a Enilce López, más conocida como “la gata”.


Y en el caso de Putumayo, también hay candidatos muy cuestionados como Jhon Molina y Jorge Coral Rivas; lo que en definitiva muestra que en todas esas zonas sin importar quién gane, van a ser muy corruptas.


La tercera conclusión es que dichos candidatos utilizaron las coaliciones de partidos, y en ese sentido, ninguno asumió la responsabilidad directa de avalar a una persona con ese historial corrupto e ilegal. En otros casos, se fueron por movimientos de ciudadanos o firmas.

Y los partidos que cobijan más candidatos cuestionados son el Conservador (20), el Liberal (18), el de la U (18), el Centro Democrático (17), el de ASI (8) y el de Cambio Radical (8).


La cuarta y última conclusión a la que llegó PARES, es que hay unos “microterritorios” en los cuales confluyen desde presencia de grupos armados ilegales, infiltración de narcotráfico en campañas y hasta a candidatos cuestionados.


Dichas zonas constituyen el norte del departamento del Valle, en sus 16 municipios; la región del bajo Putumayo, en los municipios de Puerto Asís, Valle del Guamez, entre otros; la región del Bajo Cauca, encabezado por Caucasia, Cáceres y Tarazá.


A esos microterritorios donde todo confluye en materia de violencia electoral y política, se suman el Urabá antioqueño chocoano; la alta Guajira; el Sarare araucano, que es Saravena, Tame, Fortul y la capital Arauca; el Catatumbo, más la región de Tibú; Norte de Cauca; el sur de Córdoba, Montelíbano, Puerto Libertador y Tierralta; Bello que es del área metropolitana del Valle de Aburrá; buenaventura y el sur del departamento del Chocó.


“Esto nos lleva a decir que en esos lugares van a ganar las viejas estructuras políticas, van a barrer con más del 70% de los votos, donde literalmente pues no habría que hacer elecciones porque van a ganar alcaldías, gobernaciones, y no van a tener prácticamente oposición”, agregó Ávila.