Buscar

Crimen en Jamundí: fracaso en estrategia de seguridad

Por: Dennis Arley Huffington. Investigador Regional, Oficina Pares-Pacífico.


El pasado domingo 30 de agosto se registró el asesinato de un ciclista en zona rural de Jamundí, Valle del Cauca. Según fuentes, hombres armados que se movilizaban en 6 motocicletas detuvieron a un grupo de 8 ciclistas aficionados que se desplazaban por La Estrella, vereda de San Vicente en una ruta conocida como ‘Herradura’ que lleva a la parte urbana del municipio; en el primer abordaje les pidieron documentación y celulares y los dejaron ir, en un segundo momento retuvieron a uno de ellos y en un tercer momento les dijeron que habían matado a su compañero de pedaleo.


Se trataba de Camilo Andrés Vergara, un oficial retirado del ejército que se identificó con un carnet de militar, lo que generó que fuera retenido y posteriormente asesinado con 25 disparos y el cuerpo dejado a un costado de la carretera. Este asesinato puede significar un punto de quiebre en la estrategia de seguridad para Jamundí desde el gobierno nacional.


Los sujetos armados se identificaron como miembros de la GAPF Columna Móvil Jaime Martínez, quienes, junto al cartel de Sinaloa, se disputan el control territorial de esta zona con el ELN, el Clan del Golfo y los Pelusos, lo que ha recrudecido las violencias, como lo advirtió la Fundación Paz y Reconciliación a través de la oficina Pacífico a inicios del año como uno de los principales desafíos que debería enfrentar el entrante alcalde Andrés Felipe Ramirez.


Las zonas de disputa y los actores armados


La parte alta ha sido la principal zona de disputa, en todo el corredor que conecta la cordillera occidental desde el municipio de Suárez-Cauca y el PNN Los Farallones. Además, es el punto fronterizo entre Jamundí, Cali, Dagua y Buenaventura, razón por la cual es un lugar geoestratégico para economías ilegales como el narcotráfico y la minería ilegal que se desarrolla en el Parque Natural.


La presencia de actores armados y grupos de narcotraficantes se ha decantado hacia un fortalecimiento del GAPF Columna Móvil Jaime Martínez al mando de alias ‘El Flaco’, que además le presta servicios de seguridad a las estructuras de los carteles mexicanos de la droga y los emisarios que llegan a negociar los cargamentos y armas, especialmente del Cartel de Sinaloa.


amundí concentra el mayor número de hectáreas del departamento vallecaucano que se conecta con los registrados en el Naya y son disputados desde el Norte del Cauca, municipio de Suárez por la GAPF Nueva Marquetalia, por el oriente, desde Buenaventura por la GAPF Defensores del Pacífico y los Pelusos; y, por el ELN, con presencia histórica en la zona y el Clan del Golfo. Foto: Cortesía.

El cruce geográfico de Jamundí se ha convertido en la columna vertebral del narcotráfico en el pacífico por su salida al mar a través del Naya y la entrada al interior del país a través de Cali, generando una empresa, como en los tiempos de los grandes capos, que ha penetrado la fuerza pública:


A inicios del 2020 por una investigación de la Revista Semana se conoció sobre la alianza entre la estructura armada a mando de alias ‘Mayimbú’ y agentes de la fuerza pública en Jamundí: un intendente de la Policía y una patrullera fueron sindicados de secuestrar y entregar un ciudadano a la Jaime Martínez para ser asesinado y cinco uniformados han sido capturados por vender armas de guerra a esta misma agrupación.


Por su parte, en Buenaventura, el año pasado se capturó al subcomandante de la Policía y a un patrullero de la misma institución por pertenecer al Clan del Golfo/La Local, otro actor en la disputa por este corredor del narcotráfico que en los últimos años se ha recrudecido debido, por un lado al fortalecimiento de los grupos armados ilegales gracias a los dineros de la droga y por el otro por las alianzas y nexos con la fuerza pública dedicada a combatirlas.


El problema de los cultivos ilícitos


uente: Elaboración Pares-Pacífico con datos del Observatorio de Drogas de Colombia. En Jamundí sucedió el aumento más grande del país entre 2018 y 2019 en hectáreas de cultivos de coca.

No es un municipio PNIS y hay presencia organizativa de la Coordinadora Nacional de Cultivadores de Coca, Amapola y Marihuana -COCCAM-, se ha tratado de buscar desde la alcaldía y los campesinos cultivadores espacios de negociación para la sustitución concertada, pero con lo sucedido el anuncio es que se viene un proceso de erradicación forzada y sin ninguna alternativa.

Jamundí concentra el mayor número de hectáreas del departamento vallecaucano que se conecta con los registrados en el Naya y son disputados desde el Norte del Cauca, municipio de Suárez por la GAPF Nueva Marquetalia, por el oriente, desde Buenaventura por la GAPF Defensores del Pacífico y los Pelusos; y, por el ELN, con presencia histórica en la zona y el Clan del Golfo.


El asesinato del exmilitar se toma como un mensaje contra la posible presencia de inteligencia de las Fuerzas Armadas, pero el efecto ha sido contrario porque el anuncio fue de establecer presencia permanente del ejército en todo el corredor.


El ex oficial (mayor) del ejército resultó ser hermano de un diputado colombiano en Brasil, lo que generó que una vez conocida la noticia se realizara un consejo extraordinario de seguridad con la presencia del viceministro de defensa el día lunes y hoy 01 de septiembre se espera la visita del Ministro de Defensa para anunciar la fórmula que se ha repetido a lo largo del país: erradicación forzosa y militarizar la zona.


Esta ha sido la respuesta del gobierno del presidente Duque en todo el territorio nacional, quien cumpliendo su promesa de campaña de hacer trizas los acuerdos de paz, se niega a su implementación y le apuesta a la reactivación de la fumigación aérea con glifosato y la erradicación forzada de los cultivos ilícitos por parte de la fuerza pública como la fórmula para acabar con los problemas desbordados de violencia. El anuncio se espera esta tarde por parte de Carlos Holmes Trujillo, ministro de defensa, quien estará en Jamundí atendiendo el caso del ciclista asesinado.


e todas formas, que ya se reconozca por parte de la gobernadora Clara Luz Roldán que esa zona de Los Farallones ya no es segura para la práctica deportiva, se configura como un fracaso para las autoridades regionales en materia de no poder garantizar la seguridad para un gremio tan importante como son los ciclistas de la región. Foto: Tomada de redes sociales, imagen Pares.

El quiebre de la seguridad


Si bien, la seguridad no se deterioró con el caso registrado este domingo, sí significa un punto de giro, teniendo en cuenta el contexto nacional, por las recientes denuncias de violación de DD.HH por parte de las Fuerzas Armadas contra las comunidades campesinas y en especial contra menores de edad.


A pesar de que la Gobernación del Valle respaldan estas medidas, su implementación no será fácil debido al fortalecimiento de los grupos armados ilegales con presencia en la zona, caso particular de la Columna Móvil Jaime Martínez del comando Coordinador de Occidente que viene aumentando sus acciones bélicas y propagandísticas.


De todas formas, que ya se reconozca por parte de la gobernadora Clara Luz Roldán que esa zona de Los Farallones ya no es segura para la práctica deportiva, se configura como un fracaso para las autoridades regionales en materia de no poder garantizar la seguridad para un gremio tan importante como son los ciclistas de la región.


No se puede desconocer que en los últimos dos años han acontecido una serie de hechos que evidencian el deterioro de las condiciones de seguridad en el municipio de Jamundí, incluso al nuevo alcalde le tocó enfrentar una masacre a solo dos semanas de iniciado su mandato en enero del presente año. En 2019 en la zona montañosa de Jamundí hubo dos masacres y un caso muy sonado del asesinato de un indígena que fue un intento de ejecución extrajudicial por parte de unidades militares.


Pero el asesinato en la vereda San Vicente del mayor retirado del ejército mientras practicaba ciclo montañismo ocurrido el fin de semana produjo un quiebre de lo que será la política de seguridad para Jamundí, ahora estará centrada en la creación de unidades militares para hacer operaciones de seguridad en los territorios y la eliminación de los cultivos ilícitos mediante la erradicación forzada.


La lógica del Ministerio de Defensa es que la única forma de acabar con el narcotráfico es acabando con los cultivos ilícitos, algo que vienen repitiendo en los diferentes municipios donde se han presentado hechos que alteran el orden público y que desconocen la historia ligada al narcotráfico, corrupción al interior de las Fuerzas Armadas, negligencia institucional y violencia.