Corte Suprema de Justicia negó libertad a Musa Besaile

Por: Katerin Erazo, Periodista

La Corte Suprema de Justicia negó la libertad al excongresista del Partido de la U, Musa Besaile, quien solicitó que su medida de aseguramiento fuera revocada.


“El pronóstico negativo sobre su comportamiento futuro que permite entrever que puede poner en riesgo la seguridad de la comunidad, lleva a esta Sala Especial a no acceder a revocar a Musa Besaile Fayad la medida de aseguramiento”, con estas palabras la Corte negó dicha petición.


El excongresista del Partido de la U es uno de los principales involucrados en los escándalos del “cartel de la toga” y de corrupción de Odebrecht. Besaile se entregó el 27 de septiembre de 2017 tras reconocer que había pagado una alta suma de dinero (2.000 millones de pesos) para pausar la orden de captura que la Corte Suprema de Justicia tenía en su contra por parapolítica. El 05 octubre de ese mismo año (2017) el excongresista fue privado de la libertad.


Contra Besaile también corren investigaciones por los delitos de concierto para delinquir agravado en la modalidad de promoción de grupos al margen de la ley, debido a que posiblemente el excongresista hizo parte de la alianza paramilitar del Bloque Córdoba, la cual estuvo dirigido por Salvatore Mancuso. Es por esto que también Besaile es señalado de hacer coaliciones políticas cuestionables que le permitieron llegar al Congreso.


Musa Besaile tiene tres casos abiertos y, según Daniela Garzón, investigadora nacional de la Línea Gobernabilidad y Democracia de la Fundación de Paz & Reconciliación (Pares), su caso cada día se vuelve más complicado. También hay que mencionar que Besaile fue explusado de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) por no aportar a la verdad plena.


Cabe añadir que él aún mantiene su poder en el Congreso, pues su hermano John Besaile fue elegido para este periodo como senador del Partido de la U. El alto tribunal afirmó en su decisión que, a pesar de que Besaile ya no sea senador de la República, es integrante de un poderoso clan político en Córdoba, departamento donde él nació, motivo por el cual aún tiene alguna posición privilegiada, por lo tanto podría estar conservando su capacidad de injerencia en la burocracia gubernamental en ese territorio.


El coordinador de la Línea Democracia y Gobernabilidad de Pares, Esteban Salazar Giraldo, en un artículo titulado “El Clan Musa: el poder continúa 2018-2022”, mencionó que John Besaile, hermano del acusado, no es objeto de investigación judicial pero fue mencionado en declaraciones ante la Corte Suprema por testigos en el proceso contra su hermano por el “cartel de la toga” en 2018. Este año John Besaile fue vinculado a l investigación a través de una diligencia de indagatoria ante el despacho del magistrado César Reyes por el presunto delito de falsedad ideológica en documento público. 


Finalmente, debido a la decisión tomada por la Corte Suprema de Justicia de negarle la libertad provisional a Musa Besaile, Hernán Cadavid, representante a la Cámara por el Centro Democrático, expresó a Pares tres puntos de vista.


El primero es que la justicia debe cumplir su deber y actuar con rectitud y solidez, en especial con las personas que fueron elegidas popularmente y sobre las cuales existe una carga de responsabilidad adicional; segundo, que debe haber una responsabilidad política, es decir, que las personas que se beneficiaron de comportamientos criminales, como en la reelección del año 2014 en la que presuntamente, según Cadavid, “el Ñoño” Elías habría introducido dineros corruptos a la elección, tendrían que estar hoy teniendo una corresponsabilidad, no justamente penal, pero sí política; y tercero, Cadavid resaltó que sería importante que este mismo criterio se utilizara para todas las personas que hayan incurrido en delitos de corrupción, sin mantener un trato preferencial para algunos.


“(...) Dada a la gravedad de la conducta que le ha sido atribuida, esto es, concierto para delinquir en la modalidad de promover grupos armados al margen de la ley el cual tiene prevista una pena de prisión de ocho (8) a dieciocho años de prisión, el que tenga un esposa y tres hijos, dos de ellos menores de edad (...), no garantiza que en el evento de ser cobijado con una sentencia de condena comparecerá para cumplirla. Por el contrario, la experiencia enseña que, aun mediando este tipo de circunstancias, los procesados evaden las decisiones de la administración de justicia”, reseñó la Sala Especial de la Corte Suprema de Justicia. De esta manera la Corte terminó cerrando las puertas a Musa Besaile, quien seguirá recluido en La Picota mientras se adelanta el proceso penal en su contra.