¿Concurrirán a la Comisión de la Verdad Pastrana y Uribe?

Por: León Valencia

Director – Pares


La declaración del expresidente y Nobel de Paz, Juan Manuel Santos, ante la Comisión de la Verdad, puede ser de la máxima importancia para la reconciliación del país por distintas razones: por la escala de responsabilidades que deja ver, por la manera en que establece un hilo histórico entre las ejecuciones extrajudiciales —tan corrientes en nuestro degradado conflicto armado— y los llamados “falsos positivos”, y por la vinculación directa que hace del expresidente Álvaro Uribe Vélez y del exministro de defensa Juan Carlos Pinzón con los hechos. Es probable que desate un debate nacional. Si Uribe y Pastrana no pasan de agache —como acostumbran en estos casos— y se atreven a responder, sabremos mucho de lo que ocurrió.


Esta declaración de Santos no sólo tiene consecuencias hacia el futuro, tiene unas escandalosas implicaciones en el presente e interpela de manera directa al presidente Iván Duque y a su gobierno porque involucra al máximo dirigente del Centro Democrático, a la vicepresidenta y canciller, y al anunciado embajador en Washington.


La cosa es así: si Samper y Santos han concurrido a la Comisión de la Verdad a contar, a su manera, lo que ocurrió en sus mandatos, los expresidentes Pastrana y Uribe están obligados moralmente a seguir este camino. Más aun teniendo en cuenta que durante sus mandatos se produjo el 63% de todas las víctimas del conflicto armado. No pueden seguir eludiendo su responsabilidad.