Comunidades dicen no a erradicación forzada en el Meta

Por: Javier Alejandro Jiménez. Colaborador Pares.


En medio de la emergencia sanitaria desatada por el contagio continuo del nuevo coronavirus (COVID-19) a nivel mundial, en Colombia las jornadas de erradicación forzada de cultivos de uso ilícito no han dado tregua, ni siquiera en medio de las medidas de aislamiento social obligatorio. Ante esto el Ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo manifestó que no frenará estas acciones ni siquiera en medio de la cuarentena y, en su momento, contaría con el asesoramiento de la Brigada de Asistencia a Fuerzas de Seguridad (SFAB por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos en tres (3) regiones denominadas por el Gobierno en su política de seguridad como Zonas Futuro: Catatumbo, Pacífico Nariñense y Sur del Meta.


En el marco de la Ruta Futuro: Política integral para enfrentar el Problema de las Drogas impulsada por el Gobierno de Iván Duque, para este año la meta en materia de erradicación de cultivos de uso ilícito está alrededor de las 130.000 hectáreas, intencionalidad auspiciada por el Gobierno de los Estados Unidos como gran financiador de la “guerra contra las drogas”. En dicha política se plantea que el aumento de estos cultivos trae consigo el deterioro de “la gobernabilidad, la seguridad, del tejido social, y desafíos a las oportunidades de integración económica para el desarrollo” así como graves consecuencias medioambientales.