Comunicado de la diócesis de Buenaventura