Chocó un gran reto para el posconflicto