Centrales obreras presentan propuestas para la reforma laboral

Por: Katerin Erazo, periodista


El pasado 08 de septiembre se realizó la primera Conferencia Nacional del Trabajo en un gobierno alternativo, organizada por las tres principales centrales obreras del país, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC) y la Confederación General del Trabajo (CGT). Este evento contó con la que participación de sindicatos de varias regiones del país, la ministra de trabajo, Gloria Inés Ramirez, y la sala laboral de la Corte Suprema de Justicia.


Al final del evento, Francisco Maltés, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), le entregó a la ministra de trabajo la propuesta de las centrales obreras para lo que será la construcción de la reforma laboral anunciada por el nuevo gobierno y que se estaría trabajando en los próximos meses.


En entrevista para el Nuevo Siglo, Maltés mencionó que la propuesta para la reforma que realizaron los grupos sindicales busca un desarrollo a corto, mediano y largo plazo; mencionando también que puede ser posible que, para las propuestas de corto plazo, el Gobierno expida siete decretos presidenciales que viabilicen las recomendaciones del Comité de Asuntos Laborales y Sociales de la OCDE, y el Comité de Expertos y de Libertad Sindical de la OIT


José Diógenes Orjuela, secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), le dijo a la Fundación Paz & Reconciliación (Pares) que durante más de 30 años de lucha su organización ha presentado reclamos por los derechos de los trabajadores.


Orjuela mencionó que en esta ocasión presentaron tres puntos al Gobierno. Primero, algunas formulaciones sobre políticas para garantizar los derechos de sindicalización, libertad sindical, negociación colectiva y respeto a los derechos de los trabajadores. Segundo, el proyecto de decretos que son asuntos que la CUT cree que el Gobierno podría resolver en el contexto de ajustes laborales. Tercero, algunas propuestas de proyectos de ley que tengan como fin el desarrollo que ordenó la Constitución del 91 en el Artículo 53, esto sería elaborar un estatuto del trabajo.


Según el secretario general de la CUT, la principal ventaja que tendría esta reforma para los trabajadores es garantizar la plena vigencia de las libertades sindicales y la plena vigencia de los derechos de los empleados.


En medio de esta Conferencia Nacional del Trabajo, la ministra de trabajo, Gloria Inés Ramírez, volvió a referirse a la propuesta de que la jornada laboral en Colombia vuelva a ser de 6:00 de la mañana a 6:00 de la tarde para la jornada diurna; y de 6:00 de la tarde a 6:00 de la mañana para la jornada nocturna; propuesta que irá en la reforma laboral que presentaría el Gobierno Nacional en los próximos meses.


Ramírez aclaró que no se busca aumentar el costo de las horas extra, pero que sí se buscará que se mantenga igual a los 4.166 pesos que se han venido pagando durante varios años. Sin embargo, esto dejó incógnitas en algunos trabajadores, teniendo en cuenta que esto vale menos que un dólar.


La ministra también reiteró que no se busca aumentar un porcentaje en este valor, debido a la crisis económica por la pandemia, pero también mencionó la importancia de que se cumpla lo justo. “Si hemos dicho que lo justo es que si el trabajador trabaja las ocho horas nocturnas se le pague el recargo y si trabaja tres horas más, pues que se le pague como tiene que ser. Que lo haga, pero pagándole lo justo, lo debido en materia general”, subrayó.


Estos posibles cambios han tenido varias opiniones al respecto, en especial por parte del sector empresarial del país, ya que los empresarios consideran que generar trabajo formal es costoso para los empresarios.



Se espera radicar la reforma laboral en el Congreso el próximo año, para la legislatura que comienza en el mes de marzo. Sin embargo, Diógenes Orjuela, secretario general de la CUT, mencionó que los proyectos de ley que presentaron, al igual que los decretos sugeridos por las centrales obreras, son cosas que el Gobierno podría hacer inmediatamente.


Los trabajadores del país esperan que esta reforma laboral sea beneficiosa para ellos, teniendo en cuenta que hay mayor disposición por parte del Gobierno, generando más apoyo y confiando en que se realicen mejores modificaciones a las que se realizaron en el año 2002, cuando dictaron algunas normas para apoyar el empleo por medio de la Ley 789.