• Laura Natali Cano Murillo

Cauca: de nuevo en alerta por violencia

Por: Laura Cano

Periodista Pares


Las noticias de violencia en el Cauca son constantes, es uno de los departamentos que históricamente han estado marcados por la violencia y que, incluso, luego de la firma del Acuerdo ha visto cómo se ha reconfigurado la guerra con la presencia de nuevos grupos y el fortalecimiento de otros ya existentes.





Durante las últimas horas, de nuevo, en este departamento se han presentado diferentes hechos de violencia, los cuales siguen siendo una radiografía de la poca garantía de los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario que hay para las comunidades que habitan en esta zona del país.


Uno de los hechos más recientes tuvo que ver con la instalación de un artefacto explosivo a las afueras de la Alcaldía municipal, y por el camino que conduce al Batallón de alta montaña del Ejército Nacional, que además también es un punto concurrido por la población, pues en la zona se encuentran varios hoteles. Asimismo, a los alrededores de esta zona frecuentan funcionarios de la administración municipal. El artefacto fue explotado de manera controlada por expertos antiexplosivos.Sin embargo, al parecer hay más bombas en el sector.


Hay que señalar que este hecho se presenta posterior a la jornada electoral que tuvo lugar el pasado domingo, la cual, a su vez, estuvo antecedida por varios combates en Santa Clara, corregimiento ubicado en la parte sur de Argelia, entre grupos armados al margen de la ley.


Sobre el reciente hecho, hay que decir que las autoridades decidieron evacuar de forma preventiva a quienes se encontraban en las instalaciones gubernamentales, así como a algunas viviendas de los barrios Gloria y Modelo. Ante esto, Juan Manuel Torres, coordinador de la Oficina Pares Pacífico, señaló en el medio regional Unicauca Estéreo que “Solidaridad con las personas de la cabecera municipal, quienes tienen que pasar por estas retaliaciones, producto de la violencia y los combates que se viven en la parte baja del municipio en contra del Ejército. Todo este contexto lleva a poner en entredicho la estrategia de seguridad del Ejército y el Gobierno de Duque, pues a pesar de ser zonas con una alta militarización, los grupos armados ilegales pueden cometer este tipo de actos. Nuevamente vemos que en esta ola de conflicto vuelven a ser las cabeceras municipales los objetivos de ataque”.


Sobre este hecho se manejan dos hipótesis, según señaló Torres a Pares, la primera tiene que ver con una posible retaliación del frente Carlos Patiño contra el Ejército, ya que se especula que militares estarían respaldando al ELN y a la Segunda Marquetalia, grupos con los que el frente de las disidencias mantiene disputas. Sobre esto, vale la pena señalar que hace cerca de una semana el frente Carlos Patiño perdió a seis de sus integrantes en medio de estos combates. Por otra parte, podría tratarse, advierte Torres, de un falso positivo o autoatentado, no obstante, “eso no se puede corroborar, hay que centrarse en los hechos, y los hechos dicen que en efecto hubo un artefacto explosivo”.


Por otra parte, en la mañana del jueves se conoció que se habían presentado hostigamientos en contra de la fuerza pública de Toribío, contra la cual se dispararon rafágas de fúsil por parte del grupo Dagoberto Ramos. Posteriormente se presentaron combates entre la estructura armada ilegal y la fuerza pública. “Habitantes del municipio denunciaron que las alteraciones de orden público se produjeron en el centro poblado, lo que generó temor y zozobra. Las autoridades descartaron personas heridas o fallecidas como consecuencia de esta situación”, se lee en Sucesos Cauca.


Juan Manuel Torres también analiza que “estos ataques no son nuevos por parte de la Dagoberto Ramos en esta zona. Sin embargo, dentro del Comando Coordinador de Occidente, del cual hace parte la columna móvil, no es que estos hostigamientos hagan parte de su repertorio de acción, pero luego de la muerte de alias “Jhonier”, quien comandaba al CCO, los ataques a la Policía por parte de las estructuras que conforman el CCO se han vuelto más evidentes y constantes. Más allá de la gravedad de los hechos, estos ataques contra la Policía se puede ver como un giro del CCO que ahora enfrenta más a esta institución sobre todo en las cabeceras municipales”.


<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/video.php?height=476&href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fcaucasucesos%2Fvideos%2F1384868045294090%2F&show_text=false&width=476&t=0" width="476" height="476" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowfullscreen="true" allow="autoplay; clipboard-write; encrypted-media; picture-in-picture; web-share" allowFullScreen="true"></iframe>


A esto se suma que este viernes en la mañana se informó que en Morales, otro municipio del Cauca, había aparecido asesinado el campesino Yimer Steven Capote Ipia, quien antes del hecho, específicamente el pasado lunes, según la comunidad, había sido retenido por la disidencia de las Farc. El cuerpo sin vida fue encontrado por los labriegos en la vereda El Cerro, ubicada aproximadamente a dos horas del casco urbano de este municipio. En relación con este caso se ha aseverado que fue responsabilidad de la Compañía Jaime Martínez de las disidencias de las FARC.


Sobre esto, concluye Juan Manuel Torres, que “Morales es uno de los territorios que más transformaciones ha sufrido en los últimos años, producto de que, en la parte norte del municipio, han ido apareciendo, en proporciones importantes, cultivos de uso ilícito. Asimismo, ha habido un fortalecimiento de la columna móvil Jaime Martínez, lo que ha provocado una percepción de la seguridad cada vez peor por parte de los pobladores”.


Estos hechos se complementan con la situación de violencia que se ha venido acentuando en el departamento, la cual ha tenido su epicentro en zonas en las que cada vez son más recurrentes las acciones por parte de los grupos armados ilegales, principalmente, han complejizado el contexto del territorio. Así, de nuevo, el llamado es a que se tomen acciones, a que se evalúe la militarización, y a que se piensen soluciones estructurales e integrales para esta ola de violencia.