Caterine Ibargüen y la U: De la dulce mermelada a los saltos desesperados