• Web

Candaditos a alcaldías no piensan en un eventual postconflicto

Durante el reciente período de campañas electorales para alcaldías, gobernaciones, concejos, asambleas y juntas administradoras locales,  la Fundación Paz y Reconciliación en alianza con el diario El Espectador y la Fundación Friedrich Ebert – FESCOL, nos dimos a la tarea de preguntarles a los candidatos a la alcaldías de cuatro ciudades principales en Colombia, por sus propuestas para una mejor seguridad ciudadana durante los próximos cuatro años, en donde se esperaba que al interior del debate se discutiera en cómo  llevar a cabo planes e ideas para unas metrópolis en un país en postconflicto.

La guerra en Colombia ha tenido su punto más álgido en municipios y veredas, que es en donde se han llevado a cabo los enfrentamientos entre guerrillas,  fuerzas militares y paramilitares. Sin embargo, es claro que las ciudades no han sido ajenas a este flagelo. Medellín y Cali por ejemplo han sido centro de disputa territorial entre grupos armados por el control de la venta de drogas ilegales.  Bogotá en los años ochenta y parte de los noventas sufrió  hechos violentos como la Toma al Palacio de Justicia por parte del M-19 y la oleada terrorista desatada por los carteles de la droga en Colombia.

Así mismo cada ciudad en nuestro país ha padecido algún hecho relacionado con el conflicto armado, prueba de que ningún territorio en Colombia es ajeno a este, por lo que se hace necesario que todo el país prepare planes e ideas propias en  su zona para un eventual escenario de postconflicto.

El primero de estos debates se celebró en Bogotá, con Carlos Vicentes de Roux y María Mercedes Maldonado, aún en la contienda.

En los cuatro debates sobre seguridad ciudadana realizados por esta alianza (Bogotá, Medellín, Cali y Bucaramanga),  no se escuchó propuesta alguna, enfocada en eventual escenarios de postconflicto.

En lo que tiene que ver con Bogotá los candidatos parecen no conocer que la capital del país es quien más recibe víctimas del conflicto armado,  que acuden a ella huyendo de la guerra. Según la Unidad de Víctimas, hay un total de  623.151 personas declaradas como víctimas del Conflicto, la mayoría de estas tienen asentamientos en las localidades de Ciudad Bolívar, Kennedy, Bosa, San Cristóbal y Usme en condiciones de vulnerabilidad.

Ante esta realidad la actual administración se comprometió a construir un total de 70 mil Viviendas de Interés Prioritario para estas personas, como plan complementario al paquete ofrecido dentro del Programa de Cien Mil Viviendas Gratis del Gobierno Nacional. A ninguno de estos se les escuchó decir si daría continuidad a estas medidas y a donde llevaría a cabo  su construcción (Centro Ampliado o localidades periféricas).