Altas cortes, un baluarte para el Estado de Derecho