Alimentos para la paz

Por: Germán Valencia. Instituto de Estudios Políticos, Universidad de Antioquia. Columnista Pares.

Cada día, según estimaciones de organismos internacionales como la Unicef, el Banco Mundial y la Organización Mundial de la Salud (OMS), mueren en el mundo 8.500 niños de hambre. Es decir, cada cinco segundos un pequeño deja de existir a causa de la no ingesta apropiada de alimentos. Lo que representa que al terminar de leer usted esta columna, labor que estimo dure cinco minutos, habrán fallecido 30 niños y niñas en el globo, a causa de esta terrible enfermedad.


Para la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) el hambre es una enfermedad crónica, que mata lentamente. Una pandemia que sufre millones de personas, aquellas que no tienen “acceso físico, social y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias en cuanto a los alimentos a fin de llevar una vida activa y sana”


N