Buscar

Alejandro Char candidato presidencial: el autoricharismo quiere llegar a la Casa de Nariño

Daniela Garzón, investigadora de la línea de Democracia y Gobernabilidad


Después de haberse reunido durante el fin de semana con los exalcaldes Enrique Peñalosa y Federico Gutiérrez, el exalcalde de Barranquilla, Alejandro Char, anunció que se unía a la larga lista de precandidatos presidenciales y que empezaría a recolectar firmas para ello. Después de muchos rumores que anunciaban que Char había desestimado presentarse como candidato, la coalición de centro-derecha se consolida tratando de buscar un solo candidato que saldría al menos entre Peñalosa, Gutiérrez, Char y el exministro Juan Carlos Echeverry de una consulta en marzo. A esa coalición, que Echeverry ha nombrado #CoalicionDeLaExperiencia, se podrían unir la hoy directora del Partido de la U, Dilian Francisca Toro, y el exgobernador de Antioquia, Luis Pérez.

La candidatura de Char, según La Silla Vacía, tomó por sorpresa hasta a los políticos charistas, pues Alejandro había dicho que no le interesaba postularse. Y también sorprende que siendo uno de los políticos más poderosos del partido Cambio Radical y teniendo una de las bancadas más grandes en el Congreso, haya decidido seguir los pasos de Vargas Lleras en 2018, y posar de independiente recolectando firmas. Eso solo demuestra, una vez más, que por ahora nadie quiere con los partidos, ni siquiera sus fundadores y principales beneficiarios.

Alejandro Char ha sido sin duda un fenómeno electoral en el Atlántico, pues siendo alcalde de Barranquilla entre 2016 y 2019 tuvo cifras récord de favorabilidad, cerró con el 95%, y sus fichas políticas -Jaime Pumarejo en la alcaldía y Elsa Noguera en la gobernación- no tuvieron competidor en las elecciones de 2019. Su clan político, el clan Char, amasa un poder político y económico enorme que domina buena parte de la región caribe.

Ese poder incluye una larguísima permanencia en el Congreso de la República, senadores y representantes de su cuerda política, un bastión económico basado en las cadenas de supermercado Olímpica y en el banco Serfinanza y un poder cultural innegable en Barranquilla, pues los Char son los dueños del Junior, el equipo de fútbol insignia de la ciudad.

El autoricharismo, como lo denominó León Valencia en 2020, tiene una historia larga que arranca con Fuad Char, el padre de Alejandro, siendo gobernador del Atlántico en 1984, ministro de Desarrollo durante el gobierno de Virgilio Barco, y senador desde 1992 hasta 2006. Participó en la fundación de Cambio Radical en 1997 y en las elecciones para Congreso 2006-2010 le cedió su curul a su hijo, Arturo Char, para regresar en 2010 de nuevo a las elecciones y al Senado. Desde 2014 la curul la ocupa Arturo Char, quien piensa lanzarse de nuevo en 2022, siendo un congresista poco destacado y un ausentista consagrado.

En 2007 Alejandro, con el aval de Cambio Radical, y el apoyo de los partidos Liberal, La U, Conservdor, Movimiento Colombia Viva y Alas Equipo Colombia, se quedó con la Alcaldía de Barranquilla por primera vez. Volvió a ser alcalde en 2016 y desde 2007 personas pertenecientes a su clan y apoyados en su caudal electoral han ocupado esa silla. Los Char han contado, además, con personas dentro del gobierno nacional, como la exministra TIC Karen Abudinen, involucrada en el escándalo de Centros Poblados.

Durante las elecciones de 2018 lograron elegir a seis senadores; Ana María Castañeda, Antonio Zabaraín, Arturo Char, Luis Eduardo Díazgranados, Miguel Amín Escaf y la prófuga Aída Merlano, que se eligió con su apoyo y el de los Gerleín y fue condenada por la Corte Suprema por los delitos de corrupción al sufragante, concierto para delinquir y porte o tenencia ilegal de armas de fuego de defensa personal y que durante una entrevista concedida a Vicky Dávila involucró a los Char con su huida. Y a tres representantes a la Cámara: César Lorduy, Karina Rojano y José Gabriel Amar.

El poder de los Char no se ha extendido solo en el Atlántico, ha alcanzado otros departamentos como Magdalena, Bolívar, Sucre, Córdoba y La Guajira. Dentro de sus aliados se cuentan los Cote, la Gata, los García Romero, los Pestana y la familia Deluque, otros clanes políticos que han tenido miembros investigados y condenados por nexos con paramilitares o corrupción. David Char Navas, sobrino de Fuad, llevó a cabo su carrera política por fuera de su grupo familiar, tiene una investigación abierta por parapolítica y fue el primer político en pedir pista en la Jurisdicción Especial para la Paz.

La llegada de Alejandro Char a la contienda presidencial aterriza el poder regional más poderoso del país en una disputa enredada y en la que hay muy pocas claridades, pues los niveles de indecisión mostrados por las últimas encuestas siguen siendo muy altos. Eso significa que cualquier político experimentado con votos, popularidad, que sabe negociar y mover maquinarias políticas como él y su familia, puede pescar en río revuelto.

Hay un espacio por disputar en la derecha, pues el uribismo está debilitado y Uribe, sin muchas ganas de hacer campaña por sus líos judiciales, cargando el desastre del gobierno de Duque y con candidatos uribistas desteñidos, podría darle la bendición a quien salga elegido dentro de la consulta que incluiría a Char, Gutiérrez, Peñalosa, Echeverry, quizás a Toro, Pérez o incluso al exministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, a quien el conservatismo le cerró las puertas al elegir a David Barguil como candidato del partido.

Con su aspiración, Char se convierte en un competidor directo de Gustavo Petro, el que mejor marca en esas mismas encuestas, pues la costa caribe fue uno de sus bastiones electorales en su frustrada campaña presidencial de 2018 y su hijo, Nicolás Petro, tuvo poco que hacer en su aspiración a la gobernación del Atlántico frente al poder avasallador del charismo que acabó eligiendo a Elsa Noguera, 692.723 votos contra 191.972. Los partidos políticos tradicionales buscarán aglutinarse en un solo candidato para no quedarse por fuera de la torta burocrática y del gabinete de gobierno, y si alguien podría darles posibilidades de quedarse con la presidencia por su mostrada capacidad electoral, ese es Alejandro Char.