Alarma en Tame tras atentados a liderazgos campesinos

Por: Sergio Saavedra. Periodista Pares.


“Somos civiles, somos civiles” fueron los gritos de funcionarios y líderes que después de haber sufrido un atentado con un artefacto explosivo que afectó el vehículo en el que se movilizaban, en la carretera que conduce a Tame con Fortul, fueron atacados con armas de fuego. “Somos civiles, somos civiles” repetían como una suerte de respuesta ante las balas que disparaban hombres armados.


Una carretera sola, sin Ejército, sin señalización de un posible retén militar, sin carros. Solo las ráfagas y los vestigios de la onda explosiva que mantenía aturdidos a los tripulantes del vehículo atacado, fueron algunas de las descripciones de lo ocurrido la noche del 9 de enero. Minutos después, según el relato de la Asociación Campesina de Arauca (ACA), arriba el Ejército y ubican una tanqueta el sitio del atentado.


Estas apreciaciones de lo ocurrido se revisten de mayor importancia debido a que ACA ha rechazado los pronunciamientos por parte de la Fuerza Pública tras otro más de los Consejos de Seguridad Extraordinarios que cita el Gobierno Nacional cuando ocurren hechos victimizantes. Para ACA hay dos hechos que faltan a la verdad. Por un lado, ACA niega la versión de que el atentado haya sido en contra del Ejército. Porque, como han resaltado, ni el ejército ni vehículos estaban circulando por la zona. Por el otro lado, contrario a las versiones de los uniformados ACA niega que hubiese una “caravana de vehículos con civiles”.


En síntesis, para la Asociación Campesina de Arauca el manejo por parte de los uniformados del Ejército ha estado marcada por una preocupación que se centr